16 de septiembre de 2019
21 de septiembre de 2008

PP-A.- Arenas se presenta como reformista del centro político y dice que el cambio es una "exigencia" para Andalucía

Se compromete a no poner su despacho en San Telmo y subraya que no permanecerá más de ocho años en la Presidencia de la Junta

CÓRDOBA, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, presentó hoy a su partido y a él como reformistas del centro político frente al conservadurismo socialista que representa el PSOE-A y Manuel Chaves, a la vez que se mostró seguro de que "el cambio ya está aquí, es posible y es una exigencia para el futuro de Andalucía".

Arenas manifestó hoy en la clausura del 12 Congreso Autonómico, en el que ha sido reelegido presidente de los populares andaluces, que este cónclave popular ha sido la "antesala del próximo gobierno andaluz". "Este es el último congreso que celebramos sin ser gobierno, en el próximo congreso, estará en las primeras filas los miembros del consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía", apuntó Arenas, que aprovechó para reafirmar su compromiso de no permanecer más de ocho años en la Presidencia de la Junta.

En este sentido, el líder del PP andaluz garantizó "vocación de victoria" y animó a los compromisarios y militantes del PP andaluz a "convencer a miles de andaluces que no coinciden al cien por cien con el PP, pero que creen que a nuestra tierra le hace falta, como el comer, otro gobierno".

Arenas abogó por un gobierno de transformación de la sociedad que "acabe con el conservadurismo socialista en Andalucía, que dialogue todos los días, que termine con la arrogancia y la prepotencia, que se ocupe de los problemas de los ciudadanos y los resuelva, un gobierno que genere confianza y que respete la separación de poderes".

El presidente del PP andaluz afirmó que en esta tarea cuenta con el apoyo del presidente del PP, Mariano Rajoy, que "en los últimos cuatro años ha tenido más de 126 presencias en Andalucía". Agregó que "nunca un político nacional se comprometió tanto con los anhelos de Andalucía" y le ofreció "reciprocidad, compromiso y afecto del PP andaluz".

Arenas reiteró su orgullo de que en los últimos tres años "más de 13.000 andaluces se han hecho populares. Somos más de 138.000 militantes y más de un millón setecientos mil votantes" y recordó que "con este número de votos, o con menos, ha gobernado el PSOE, por lo que en grado de confianza popular somos un partido de gobierno".

El presidente del PP-A manifestó que "bajo ningún concepto queremos gobernar para hacer lo mismo que ha hecho el PSOE sino para que haya más sociedad y menos burocracia, para que Andalucía sea la comunidad en donde menos impuestos se paguen, para apoyar a nuestros emprendedores y a nuestros investigadores".

Por otro lado, destacó que el empleo será su obsesión y los desempleados su primera preocupación, puesto que "el PP andaluz tiene que ser el partido del empleo porque somos un partido en el que confían los pequeños y medianos empresarios, los autónomos y, sobre todo, los trabajadores".

"Hoy, gracias a los engaños de Chaves y Zapatero, más de 613.000 andaluces están en el desempleo y solamente algo más de 130.000 reciben políticas formativas para incorporarse al mercado de trabajo. Los demás, 482.000, viven en el más absoluto abandono", señaló Arenas, que recordó que "cuando fui ministro heredé un 23% de paro (un 33% en Andalucía) y a lo mejor heredo en 2012 algo parecido, pero lo resolvimos en 1996 reduciendo el paro a la mitad y lo haremos de nuevo en 2012".

REFORMAS

Asimismo, el líder del PP-A defendió "las reformas para salir de la crisis y el andalucismo constitucional", por lo que se comprometió a que "cuando sea presidente nunca más unas elecciones andaluzas coincidirán con otros comicios porque una Andalucía de primera se merece elecciones de primera". Arenas enumeró otros compromisos como estar ocho años como presidente, comparecer todas las semanas en el Parlamento o celebrar el Día de Andalucía todos los años en una provincia distinta.

Manifestó que quiere ganar las elecciones para que "todos los andaluces tengamos las mismas oportunidades". Arenas apostó por la reforma de la educación andaluza, ya que "el fracaso escolar hace escuelas de futuros parados y yo quiero una escuela para futuros triunfadores, pero para eso hace falta libertad y calidad, mayor exigencia, respeto a la autoridad del profesor".

El presidente del PP-A defendió también la reforma de la economía andaluza, con el objetivo de "bajar los impuestos, mejorar la competitividad de nuestras empresas y hacer que el pleno empleo sea una realidad en nuestra tierra". Además, dijo que no se va a olvidar del "drama de los accidentes laborales y, mucho menos, de las mujeres maltratadas". "Al mes siguiente de formar gobierno en la Junta de Andalucía tendrán un Plan de Protección individual para prevenirlas de sus agresores", resaltó Arenas como una de sus principales propuestas.

Arenas también se refirió a la situación de crisis económica que está atravesando la comunidad andaluza. Advirtió de que los "tiempos que corren son complejos, pero nosotros somos especialistas en salir de las crisis", mientras "otros han negado la crisis cuando la están padeciendo las familias andaluzas, las pequeñas y medianas empresas y los ayuntamientos, lo que ha provocado una gran desconfianza en la sociedad". Arenas aprovechó su intervención para referirse al papel que quiere que juegue Andalucía en España.

NO PERMITIRÁ QUE "IBARRETXE O MONTILLA INFLUYAN MÁS QUE ANDALUCÍA"

"Andalucía siempre suma en España", dijo el presidente del PP andaluz, que aseguró que Andalucía es la comunidad "más importante de España", por lo que advirtió de que "seremos la más influyente de España desde la cohesión y la solidaridad". "Andalucía no puede permitir que otros influyan más por ser insolidarios o excluyentes", apuntó Arenas, que dijo que "ni supuestos derechos históricos, ni balanzas fiscales, ni las lenguas propias de otras Comunidades pueden restar ni derechos individuales ni oportunidades a los andaluces." "Nuestra Andalucía no permitirá que Ibarretxe, Montilla o Maragall influyan más que nosotros en España", aseguró.

Aseguró que el PP andaluz defenderá "que ninguna provincia andaluza se quede sin alta velocidad y vamos a luchar con todas nuestras fuerzas para que el Plan Hidrológico Nacional sea una realidad, porque es solidario y vertebrador, un Plan que traía agua de donde sobraba hacia donde faltaba, la España seca, Andalucía y Almería".

Arenas se comprometió a ser "un presidente beligerante con aquellos que usen la lengua para impedir la libertad de los padres a la hora de elegir el centro de sus hijos o para que haya españoles de primera o de segunda".

Para terminara, se mostró convencido de que "la política es debatir y pactar", por lo que ofreció un pacto por la Ciencia, la Tecnología y la Educación en Andalucía que pueda durar 25 años, un pacto para la defensa de los intereses de Andalucía en la UE, un pacto por la Justicia y un pacto para mantener la misma posición en materia de financiación autonómica, dejando claro que "Andalucía no puede pagar la irresponsabilidad de un Estatuto inconstitucional en Cataluña".

Asimismo, se refirió a la falta de acuerdo entre la Junta y el Gobierno central para acordar la cuantificación de la 'deuda histórica', como establece el Estatuto de Autonomía de Andalucía, para denunciar que "Rodríguez Zapatero no ha cumplido su compromiso para salvar la cara ante el tripartito catalán, con el que tampoco ha cumplido, pero ¿y Chaves?, ¿Dónde esta ese Chaves que se quedaba ronco exigiendo al PP el pago de deuda histórico ya?".

Por último, Arenas señaló otras prioridades de su acción política y anunció un Plan Integral de Apoyo a las Familias andaluzas, la atención a la inmigración legal y el apoyo al debate de la vida frente a quienes se refieren siempre a la muerte con el aborto, la guerra, la memoria histórica o la eutanasia.