25 de enero de 2020
4 de septiembre de 2009

El PP exige a Zapatero que no sea "laxo" con Chávez y marque el "diálogo crítico" de Europa con Venezuela

Recuerda que muchos españoles tienen "problemas serios" con el régimen venezolano, como "expropiaciones ilegítimas e ilegales"

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El PP exigió hoy al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, que no sea "complaciente y laxo" con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en la reunión que mantendrán el próximo viernes en el Palacio de la Moncloa y subrayó la necesidad de que España marque el "diálogo crítico" de Europa con la situación de "falta de derechos y libertades" del país latinoamericano.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz del PP en la Comisión de Asuntos Exteriores en el Congreso, Gustavo de Arístegui, reconoció que si España mantiene relaciones diplomáticas con un país también tiene que hacerlo con sus instituciones y autoridades. Sin embargo, defendió que esto no evita que se deba mantener un diálogo "firme, crítico y exigente" con aquellos países cuyos regímenes políticos "distan mucho de democráticos", como a su juicio es el caso de Venezuela.

"Venezuela hoy no es una democracia, Hugo Chávez no es un demócrata --sostuvo Arístegui--. En Venezuela no existe separación de poderes, no hay poder judicial independiente y los poderes están concentrados en una sola mano. La oposición está perseguida, los jueces politizados y todos los instrumentos del Estado están al servicio de la deriva totalitaria del régimen venezolano".

El dirigente 'popular' repasó así más características del régimen de Venezuela que demuestran que el país está "lejos de la democracia" y advirtió que se trata de una situación "extremadamente grave" por la que España debe ser "extremadamente clara" con sus autoridades "en la defensa de los derechos y libertades fundamentales".

"Lejos de mantener un diálogo complaciente, laxo, cordial con las autoridades venezolanas, el Gobierno debe ser firme", insistió Arístegui antes de recordar que España "no es cualquier país", sino que "tiene un peso fundamental" tanto en Venezuela como en toda América Latina. "Es un referente ético, un referente político y un referente democrático --aseguró--. Lo que están esperando los venezolanos demócratas, que son la mayoría, es que España marque de alguna forma el diálogo crítico de Europa con Venezuela"

"APORTACIÓN DE INESTABILIDAD"

El responsable de asuntos exteriores del PP en el Congreso alertó además de los riesgos que supone el régimen venezolano para los países de su entorno. "El expansionismo venezolano y la exportación de inestabilidad de su mal llamada revolución está afectando a la estabilidad, la prosperidad, la libertad y la democracia en muchos rincones de América", enfatizó.

Por todo ello, insistió en pedir a Zapatero que su encuentro con Chávez no sea sólo "protocolario y de buenas palabras" y lo aproveche para demostrarle la "exigencia" de los países democráticos en la defensa de los derechos y las libertades fundamentales.

Arístegui reconoció por último que se deben defender los intereses "políticos, económicos, comerciales, financieros e inversores" de España en Venezuela, pero recordó que muchos españoles tienen "problemas serios" con el régimen del país "en todos los ámbitos", como "expropiaciones forzosas completamente ilegítimas e ilegales".