25 de agosto de 2019
  • Sábado, 24 de Agosto
  • 15 de agosto de 2018

    El PP se ofrece a renovar el CGPJ con el PSOE, pero avisa que es incompatible con ERC y PDeCAT

    Ciudadanos está convencido de que el bipartidismo seguirá con sus "dedazos" para que "todo siga igual después de 40 años"

    El PP se ofrece a renovar el CGPJ con el PSOE, pero avisa que es incompatible con ERC y PDeCAT
    CONGRESO - ARCHIVO

    MADRID, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

    El PP está dispuesto a acordar con el PSOE la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), cuyos integrantes acaban mandato en diciembre, pero la nueva dirección de los 'populares' avisa de que su partido es "incompatible" con los intereses de los independentistas catalanes de ERC y del PDeCAT, y de los nacionalistas del PNV.

    Desde Ciudadanos dicen estar convencidos de que al final los dos grandes partidos acabarán pactando para que "todo sigue igual después de 40 años", pero no obstante intentarán que antes de la renovación se debata un cambio en el modelo de elección.

    El actual presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, ya avisó formalmente a los presidentes del Congreso, Ana Pastor, y del Senado, Pío García Escudero, de que el próximo 4 de diciembre se cumplirán cinco años desde la constitución del órgano de gobierno de los jueces en su actual mandato y que, conforme a la legislación, debe iniciarse el proceso para la renovación de sus miembros.

    LESMES, EL ÚNICO QUE PUEDE REPETIR

    El Congreso y el Senado deben elegir 20 vocales nuevos (no cabe repetir), de los que doce son magistrados de entre los propuestos por jueces y asociaciones judiciales, y los otros ocho son juristas de reconocido prestigio seleccionados por los grupos parlamentarios. El Pleno del CGPJ elige después al presidente, que sí puede ser reelegido para un nuevo mandato.

    No es la única renovación que deben afrontar las Cortes, pues también está pendiente el Defensor del Pueblo, cuyo actual titular, Francisco Fernández Marugán, y su adjunta Concepció Ferrer, han cumplido ya un año en funciones tras el final de mandato de Soledad Becerril.

    En declaraciones a Europa Press, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha explicado que ambos son "dos organismos importantes para el funcionamiento de nuestra democracia" y que se debería "llegar a un acuerdo de todas las fuerzas políticas para que todo funcione con la mayor normalidad posible". "Lo que esperamos es que se cumplan los plazos y las normas de forma estricta y que todos podamos ponernos de acuerdo en temas tan sensibles como estos", ha comentado.

    CASADO Y SÁNCHEZ NO HABLARON DEL ASUNTO

    Ahora bien, y aun cuando todavía no se hablado de este tema con el PSOE ni se trató en la reunión entre Pablo Casado y Pedro Sánchez, el 'número dos' del PP ya avisa que su visión es "incompatible" con los intereses de los partidos independentistas y nacionalistas.

    "Estamos en condiciones de que se pueda alcanzar un acuerdo siempre y cuando por parte del PSOE abandonen las posiciones que han hecho propias de sus socios, de los independentistas y nacionalistas --argumenta--, porque al final todos los intereses de PNV, del PDeCAT y de ERC son incompatibles con la España unida y fuerte que quiere el PP, también en estos órganos".

    Por parte de Ciudadanos, su presidente, Albert Rivera, se ha mostrado convencido de que al final el PP y el PSOE acabarán pactando "para que todo siga igual después de 40 años". "Se van a producir más dedazos del bipartidimo", se teme.

    BASTA DE EXPOLÍTICOS COMO DEFENSOR DEL PUEBLO

    Rivera ha adelantado a Europa Press que su partido planteará este otoño una reforma del sistema de elección del CGPJ para que los jueces designen a sus representantes sin participación de los partidos, lo que en su opinión daría "una mayoría distinta" en el órgano.

    En cuanto al Defensor del Pueblo, opina que debería buscarse "una persona sin carné de partido" que conozca la institución y que cuente con una trayectoria adecuada, pero admite que el PSOE y el PP podrían volver a "colocar un expolítico" y repartirse los adjuntos por cuotas de partido. "Pero yo creo que esa lógica ya no toca", advierte.