7 de diciembre de 2019
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 22 de enero de 2009

    Prada afirma que pondrá en manos de la Justicia el presunto caso de espionaje a él y su familia

    Prada afirma que pondrá en manos de la Justicia el presunto caso de espionaje a él y su familia
    EP

    MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El responsable de Política Exterior del PP y ex consejero de Justicia en la Comunidad de Madrid, Alfredo Prada, afirmó hoy que pondrá en manos de la Justicia el presunto caso de espionaje que, según 'El País', sufrieron él y su familia.

    "Ayer estaba indignado y cuando hoy lees que has sido objeto de todo tipo de seguimientos y que esa investigación llega a alcanzar a tu mujer, a tus hijos menores, indignación es un calificativo muy suave", aseguró el ex consejero de Justicia.

    En declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press, Prada aseguró que denunciará los hechos porque "la indignación en lo personal y familiar debe trasladarse al ámbito de la responsabilidad penal". En opinión del ex consejero de Esperanza Aguirre, en un Estado de Derecho democrático "debe caer el peso de la ley sobre los responsables de este tipo de actuaciones ilícitas", por lo que está sopesando si presentar una denuncia o poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía.

    Incluso, Prada, por su condición de diputado regional, sopesa pedir amparo a la mesa de la Cámara regional porque cree que es una vulneración de todo tipo de derechos y la Cámara no puede estar ajena. "La Justicia debe intervenir de forma urgente porque ayer tuve un estupor enorme con las informaciones referidas a Manolo Cobo y hoy las tengo que leer referida a mi propia persona y no sé lo que mañana podremos leer", señaló Prada, que instó a la Fiscalía a que actúe de "forma urgente para conocer los responsables de estos hechos delictivos muy graves".

    Preguntado por la posibilidad de que las personas que le seguían pertenecieran al Consejería del Interior, Prada remitió a la información que publica 'El País'. "Parece ser sin duda que eran personal de la Comunidad de Madrid que, por orden de no sé quién, pero es muy importante que se sepa, cometían una actividad ilegal con utilización de fondos públicos", explicó Prada, quien aseguró que se trata de "un delito grave y debe recaer el peso de la ley sobre los responsables, encubridores, cómplices y además con fondos públicos la gravedad se acrecienta mucho más".

    AJENO AL NUEVO EQUIPO DE GRANADOS

    Asimismo, Prada aseguró que no tuvo "nada que ver en la formación del equipo de seguridad que supuestamente ha creado el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados". "Algunos del equipo de seguridad estaban desde la época de Joaquín Leguina y el nuevo equipo es reciente, creado en septiembre de 2008 y yo dejé de tener responsabilidades en julio de ese año", afirmó, y añadió: "Yo durante cuatro años que fui responsable le puedo decir que nos dedicamos a poner en más de 100 pueblos de Madrid 2.500 policías en convenio con ayuntamientos de todo color político, algo que caló muy bien, un proyecto de policías dedicados sólo a la seguridad ciudadana. En junio de 2007 termina mi mandato, sigo como vicepresidente, pero ya dejo la función de seguridad que continúa el señor Granados".

    Asimismo, Prada afirmó que tuvo la ocasión de hablar con la presidenta regional, Esperanza Aguirre, sobre este asunto. "Ayer le mostré mi indignación a Aguirre después de que algún medio de comunicación a través de fuentes de la Comunidad intentaban señalar que mi jefe pudiera estar relacionado con todo esto y ella se comprometió conmigo a desmentir esa información, que muy efectivamente fue desmentida".

    El ex consejero de Justicia aseguró también que no notó que estuviera siendo vigilado. "En la actividad pública uno tiene servicio de vigilancia y descuida mucho la parte de vigilar, por lo que no tuve la oportunidad de notar nada", indicó Prada que explicó que su seguridad estaba en manos del Ministerio del Interior, porque la Comunidad de Madrid "no tiene competencias para esos servicios". "Ni siquiera personas del Ministerio del Interior que llevaban mi seguridad me advirtieron nada", concluyó.