6 de agosto de 2020
20 de octubre de 2008

El presidente del TSJPV asegura que "no cabe la transferencia ni la desconcentración del Poder Judicial"

Invita al Gobierno vasco a que explique con qué punto de "su mensaje constitucional" no está de acuerdo

BILBAO, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), Fernando Ruiz Piñeiro, aseguró hoy que "no cabe la transferencia ni la desconcentración del Poder Judicial". Además, rechazó que exista "crisis institucional" en Euskadi e invitó al Gobierno vasco a que explique con qué punto de "su mensaje constitucional" no está de acuerdo, tras la polémica surgida tras su discurso con motivo de la apertura del Año Judicial.

En una entrevista concedida a Punto Radio, recogida por Europa Press, Ruiz Piñeiro recordó que el colectivo judicial, en su conjunto, y él, en concreto, ha "defendido firmemente, convencido, que la carrera judicial es a nivel nacional, y que constitucionalmente el Poder Judicial se configura como un Poder del Estado", por lo que "no cabe ni la transferencia ni la desconcentración de ese Poder".

No obstante, precisó que, con estas palabras, no se refiere a "la descentralización" de la Justicia porque "la Administración de Justicia es, hoy por hoy, la más descentralizada de cuantas se conoce". "Hablo de desconcentración, que es una cosa distinta", puntualizó.

El magistrado rechazó que exista "crisis institucional" en Euskadi y se refirió a "la polémica" que surgió a partir de su discurso en la apertura en el Año Judicial el pasado 9 de octubre, en el que destacó que los poderes públicos deben estar limitados por los deberes jurídicos, y que, incluso, el poder del pueblo tiene también que estarlo.

"Siempre he hablado, en todas mis intervenciones, de derecho constitucional. Por tanto, he intentado hacer un discurso netamente jurídico-judicial, citando y centrándome en lo que es la Ley de Leyes, la Constitución", subrayó.

No obstante, reconoció que "el Derecho Constitucional tiene un componente de politicidad, que no de politización, que es evidente, y son cosas distintas". "Considero, por otra parte, que es obligación de un presidente de un Tribunal Superior de Justicia realizar un discurso judicial-constitucional. Es una obligación que tenemos como poder público que somos", dijo.

Asimismo, destacó que, en sus intervenciones, "no hay nada que sea una elucubración" suya porque siempre ha efectuado "planteamientos que no son propios". "Este año, además, he acudido a doctrina constitucional consolidada", añadió.

En su opinión, "el juez, en un sistema democrático, puede y, a veces, debe intervenir en el debate público, tiene que dejar oir su voz, siempre que se trate de un debate en el que se tratan cuestiones que tienen un claro componente jurídico".

EN CUMPLIMIENTO DEL DEBER

"Yo, como me limito a ese mensaje constitucional y es lo que he hecho siempre, creo que he cumplido con mi deber, que es estar en esa dinámica y ello es lo que puede conllevar, como, de hecho, conlleva, un desgaste personal importante. Tiene su coste personal, yo lo entiendo y lo asumo", subrayó.

Para Fernando Ruiz Piñeiro, "se hace permanentemente un proceso de intenciones" respecto de lo que él dice "y se machaca una intención" que él no ha manifestado públicamente. "Yo, en esta última intervención, lo que hice fue 'el a,b,c' de un sistema democrático. No entiendo por qué tiene que montarse una polémica que, desde mi punto de vista, no admite demasiada discusión", señaló.

Tras insistir en que su discurso fue "netamente constitucional", dijo que, "quienes hayan manifestado que no están de acuerdo con el fondo de esa intervención, será quien tenga que decir en qué punto no está de acuerdo".

"Sería un debate interesantísimo, en el que estaríamos encantados de poder debatir largo y tendido. Pero tendrán que decirnos cuál es el punto respecto del fondo de esas palabras en el que no se está de acuerdo", añadió.

REPETIR EN EL CARGO

Sobre la posibilidad de presentar, de nuevo, su candidatura para repetir en el cargo de presidente del TSJPV, afirmó que la vacante "saldrá, en su momento, en el BOE", y será entonces cuando adoptará su decisión.

Tras insistir en que "lo que ha ocurrido, hasta ahora, en los tribunales superiores es que se ha ido a un segundo mandato", por lo que "lo razonable es pensar que haya un segundo mandato y lo razonable es pensar que lo pida".

No obstante, precisó que, "hasta enero, febrero o diciembre", cuando salga a concurso el puesto, no revelará su postura. Además, manifestó que "no es un tema que le preocupe" el tener o no respaldos suficientes para poder ser reelegido. "El tema de si hay apoyos o no, no va a ser el tema porque que decida presentarme. Yo decidiré si lo pido o no, y el Consejo que decida", concluyó.