3 de junio de 2020
9 de abril de 2020

Protesta en la prisión de Ocaña (Toledo) con quema de contenedores de basura tras el desmayo de un interno

Protesta en la prisión de Ocaña (Toledo) con quema de contenedores de basura tras el desmayo de un interno
Humareda en la prisión de Ocaña (Toledo) tras la quema de cubos de basura en el patio del centro penitenciario. - CSIF

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Presos del centro penitenciario Ocaña I de Toledo han protagonizado este jueves una protesta con quema de contenedores tras el desmayo de un interno, según han denunciado sindicatos y han confirmado fuentes de Instituciones Penitenciarias a Europa Press.

El incidente se ha producido sobre las 13.30 horas, cuando un interno ha sufrido un desmayo y ha sido trasladado a la enfermería. En ese momento, según Instituciones Penitenciarias, se ha procedido a localizar a la "guardia médica" para que atendiera al preso.

Según estas fuentes, 350 internos que se encontraban en el patio general han empezado a protestar contra el médico, y algunos han quemado los cubos de basura, lo que ha provocado una gran humareda visible en toda la localidad de Ocaña, aunque "después han entrado al comedor con normalidad".

A la salida de la comida, un grupo de 30 presos se ha negado a subir a las celdas, protestando de nuevo contra el médico de la prisión "sin actitudes violentas ni episodio alguno de violencia". El incidente se ha resuelto tras una conversación con el subdirector de Seguridad y los funcionarios de vigilancia, y finalmente este grupo de presos han subido a las celdas sobre las 16 horas.

El sindicato CSIF apunta que el interno que ha requerido atención médica ha sufrido un ataque epiléptico, y "como en ese momento no había personal médico en la prisión los internos iniciaron la protesta violenta".

Según este sindicato, el suceso es "un ejemplo de la tensión que se está viviendo hoy en las prisiones españolas por la falta de equipos de protección y en general medios adecuados frente a la crisis del coronavirus".

Por ello, el CSIF reclama que se proceda a hacer test de coronavirus al personal en cuarentena de la prisión, para "que en el caso de dar negativo puedan reincorporarse cuanto antes a las de por sí mermadas plantillas de Instituciones Penitenciarias".

"Además, exigimos al Gobierno que cumpla con su palabra y contrate a los 40 sanitarios prometidos en el transcurso de esta crisis para atender las necesidades que pudieran sobrevenir", apostilla CSIF en el comunicado.

Por su parte, el sindicato ACAIP-UGT señala en un comunicado que el interno que ha sufrido el desvanecimiento "ya había recuperado la consciencia" al llegar a enfermería, y atribuye el desmayo a que "no se había tomado en el día de hoy la medicación que tiene prescrita".

"La actual situación sanitaria que atravesamos hace que en las prisiones se estén viviendo momentos de tensión e incertidumbre. A ello hay que unir el cierre de los centros penitenciarios, con aplazamiento de permisos de salida, supresión de las visitas y las comunicaciones de los internos con sus familias, que han cerrado también las vías de entrada de droga y lleva aparejado un incremento en el nerviosismo de los internos producido por el "síndrome de abstinencia", expone ACAIP-UGT.