30 de septiembre de 2020
20 de diciembre de 2010

El PSC recela de la transición que pide Mas

BARCELONA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PSC en el Parlament, Joaquim Nadal, ha expresado su recelo ante la "segunda transición" de Cataluña de la que ha hablado este lunes Artur Mas (CiU), ante la posibilidad de que suponga una "independencia a plazos".

"¿Transición hacia dónde? ¿El modelo de transición que ustedes plantean es un camino hacia la independencia a plazos?", ha proclamado Nadal en el debate de investidura de Mas como presidente de la Generalitat.

Nadal ha asegurado que lo que CiU ofrece realmente a los catalanes es "un calendario debidamente calculado" para que, tras las elecciones generales previstas para 2012, tenga las manos libres para decidir con quién pacta.

Sobre estos pactos, Nadal ha advertido de que CiU no tendrá presente a Cataluña, sino sus intereses partidistas.

El PSC ha marcado perfil ante CiU destacando que, sin contar con ellos, "no hay consenso" posible entre la oposición y el gobierno.

Así, Nadal ha ofrecido a CiU "consenso en los grandes temas de país y para cuestiones de larga duración", y ha indicado que este ofrecimiento del PSC se mantendrá aunque los socialistas catalanes acaben votando 'no' en la investidura de Mas.

El conseller en funciones ha instado al futuro presidente a convocar una cumbre sobre la crisis --algo que propuso en campaña el candidato del PSC José Montilla--, una propuesta que Mas ha aceptado en su turno de réplica, aunque ni uno ni otro han concretado el formato de esa cumbre.

VACIO DE PROPUESTAS

Pese a tenderle la mano, Nadal ha certificado que Mas se presenta ante la ciudadanía vacío de propuestas, y ha reivindicado el catalanismo que desde siempre ha caracterizado a los socialistas catalanes.

Asimismo, ha reprochado a CiU que está a seis escaños de la mayoría absoluta, por lo que, por el momento, no puede garantizar el gobierno "fuerte" que prometía en campaña para dar seguridad a la ciudadanos en la salida de la crisis.

Así las cosas, Nadal ha advertido a Mas de que el PSC quiere ser más "alternativa que oposición", y ha sentenciado que, con modestia pero con ambición, los socialistas dejan Govern con el objetivo de volver.

El aún conseller ha lamentado que la intervención de Mas ha carecido por completo de propuestas concretas, convirtiendo su discurso en "más ambigüedades calculadas que respuestas claras; más abstracción que concreción; más vaguedades que propuestas; más intangibles que programa".