16 de octubre de 2019
  • Martes, 15 de Octubre
  • 21 de julio de 2008

    PSE dice que Ibarretxe está convirtiendo su actuación en "una especie de docudrama" y se está "pasando de frenada"

    Afirma que "nadie se cree" que se esté en una situación "trágica" de suspensión de la autonomía, ni en "una época de despotismo ilustrado"

    BILBAO, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El secretario general del PSE-EE de Vizcaya, José Antonio Pastor, afirmó hoy que el lehendakari, Juan José Ibarretxe, está convirtiendo su actuación política, en relación a la suspensión de la consulta, "en una especie de docudrama" y se está "pasando de frenada", cuando, en realidad "nadie se cree" que se esté "en una situación trágica de suspensión de la autonomía" o en "una época de despotismo ilustrado".

    En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, aseguró que "no sabe si enfadarse o reírse" por las últimas manifestaciones del lehendakari en las que, después de que el Tribunal Constitucional admitiera el recurso del Gobierno central a la consulta, afirmó que se había actualizado el despotismo ilustrado: "todo para el pueblo vasco pero sin el pueblo vasco".

    "Cuando uno sobreactúa de tal manera y convierte en una especie de tragedia algo que está perfectamente dentro de la normalidad democrática, acaba convirtiendo su actuación política en una especie de docudrama digno del mayor culebrón venezolano", señaló.

    El dirigente de los socialistas vizcaínos manifestó que "nadie se cree" que se esté "en una situación trágica de suspensión de la autonomía", que se esté "vulnerando el autogobierno vasco" o que vivamos "en una época de despotismo ilustrado".

    Pastor indicó que el "gran problema" que tiene el lehendakari y el Gobierno vasco es que "están queriendo convertir en drama y en tragedia algo que la ciudadanía no considera como tal".

    "El Gobierno tiene plena capacidad para hacer lo que legítimamente considere que debe de hacer y el Gobierno de España, lógicamente, si interpreta que no se ajusta a la legalidad, tiene perfecto derecho a pedir opinión a los tribunales y recurrirlo. Eso y nada más es lo que se ha hecho. Yo entiendo que el señor Ibarretxe tenga necesidad de sobreactuar, de dramatizar, de preparar una especie de campaña de imagen, porque cuando uno tiene claro que su campaña consiste en hacerse la víctima frente a un enemigo exterior, tiene que visualizarlo", manifestó.

    "SE PASA DE FRENADA"

    Pastor añadió que, cuando uno se pasa de frenada, consigue el efecto contrario, que la gente no le tome en serio", y, a su juicio, "en esas estamos".

    Ante las manifestaciones del presidente del BBB del PNV, Andoni Ortuzar, de que hay simpatizantes socialistas y populares que no le tienen "miedo" a la consulta, Pastor afirmó que "ni le da miedo, ni le repugna" esta iniciativa, sino que le parece que "no corresponde plantearla" porque "nadie" puede tomar decisiones sobre lo que "no tiene capacidad para decidir"

    Pastor afirmó que el artículo 9 del Estatuto de Autonomía, "al que se agarra el lehendakari como un clavo ardiendo para defender la legalidad de la consulta", dice que los poderes públicos vascos tienen "la obligación de favorecer la participación de los ciudadanos vascos, en el ámbito de su competencia". "Esa parte se les olvida en el argumentario, pero es que es lo fundamental", señaló.

    El secretario general del PSE-EE vizcaíno aseguró que, como el Gobierno central entiende que el Gobierno vasco se ha "extralimitado en sus competencias legales", plantea a los jueces "que determinen".

    Preguntado por si cree que finalmente Ibarretxe acatará la decisión del TC, afirmó que se tiene que "fiar" de lo que dicen, en principio, "los responsables del partido, al que, en teoría, pertenece el lehendakari", quienes han asegurado, "por activa y por pasiva, que son un partido que se ha movido siempre dentro de la legalidad y que, por supuesto, acatará la decisión del TC".

    "Tendrán otros órganos de recurso judicial, pues que los utilicen, para eso está el Estado de Derecho, pero el lehendakari habla de otras cosas, habla de no quedarse de brazos cruzados, habla de una contundente respuesta, habla de no sé cuántas cosas que suenan más a amenaza que a palabras de un responsable político", agregó.

    Preguntado por las razones de que la vicepresidenta del Gobierno central, María Teresa Fernández de la Vega, insista en calificar de referéndum la consulta aprobada por el parlamento vasco, afirmó que es una consulta que "se hace vía referéndum, que huele a referéndum, que tiene procedimientos de referéndum y que está planteada, sobre todo, para plantear una situación de referéndum puro y duro en 2010 y para algo, para lo que no tiene competencia alguna esta comunidad".

    "No hay título competencial alguno en el Estatuto de autonomía que faculte, ni habilite al Gobierno vasco, ni al Parlamento para plantear una consulta de estas características. Me da lo mismo el nombre, el problema es que se trata de desbordar la legalidad y se hace intencionadamente, sabiendo que es así", denunció.

    En este sentido, apuntó que la propia comisión asesora del Gobierno vasco tuvo que deliberar "durante largo tiempo" y fue el voto de calidad del presidente, "por ciento, conocido militante nacionalista", el que, al final, decantó el voto a favor de esta comisión.

    Pastor afirmó que, para una iniciativa de estas características, se requiere de una autorización previa del Consejo de Estado, del Gobierno y "eso no se ha producido". A su juicio, se está ante un problema de "diferencia de interpretación de leyes" como se ha producido en otras ocasiones y estas cuestiones "las resuelven los tribunales, que es lo que ha hecho el Gobierno de España".

    Por otra parte, el dirigente de los socialistas vizcaínos aseguró que no tienen "ninguna necesidad de dar ninguna garantía de gobernar juntos" en Euskadi, ni están aspirando a hacer un Gobierno "con política de frentes, como pasó en este país en 2001, donde se visualizaban dos trincheras, la de los nacionalistas y la de los no nacionalistas".

    En relación a futuras coaliciones de gobierno, Pastor destacó que es "muy aventurado" hablar de estas cuestiones hasta que no se conozca "lo que los ciudadanos han dicho". Pastor precisó que, en ese momento, el PSE-EE "tomará las decisiones que correspondan", pero siempre bajo el objetivo de que "aquí no se van a reeditar las políticas de frentes, ni va a haber trincheras, ni mundos enfrentados en un empate infinito que no soluciona nada".

    Pastor, tras afirmar que no se pueden hacer "traslados automáticos" de resultados electorales, aseguró que el hecho de que tuvieran en las elecciones generales más votos "que los tres partidos del tripartito juntos" viene a "marcar una tendencia electoral importante".

    "Esto indica que hay una corriente de fondo en el país que, por varios motivos, está pidiendo un cambio, un cambio de gobierno", añadió. Pastor aseguró que, en este momento, el PSE "representa mejor que nadie esas tendencias de cambio de la sociedad vasca" y ahora "toca cambio".

    Por otra parte, respecto a las relaciones entre PSE-EE y PNV, reconoció que, "se ha deteriorado, en parte, el clima" después de los acuerdos presupuestos cerrados y que se acordaron cuando el dirigente del PNV era Josu Jon Imaz, "que probablemente tenía una mayor cercanía hacia el PSE-EE o una mayor sintonía a la hora de hacer un diagnóstico común de los problemas del país".

    "Probablemente, la marcha de Josu Jon Imaz y la convulsión interna que se produjo en el PNV haya enfriado en parte las relaciones, pero principalmente ha sido la deriva política de Ibarretxe la que ha agriado la relación", manifestó. Pastor indicó que se "ha colocado fuera de la realidad" y no está actuando como "un lehendakari de todos los vascos", sino como "un lehendakari de una parte". En este sentido, afirmó que eso "ha enturbiado en parte las relaciones" que, desde el punto de vista político, "se siguen manteniendo".