25 de noviembre de 2020
19 de agosto de 2007

El PSOE anima al PP a apoyar la reforma del Reglamento del Congreso y garantiza que no lo aprobará sin la oposición

La Ponencia llegó a un acuerdo para reducir a tres el mínimo de diputados para conformar grupo, lo que facilitaría los planes de UPN

MADRID, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

El PSOE ha hecho un nuevo llamamiento al PP para desbloquear en septiembre la reforma del Reglamento del Congreso, aprobarlo en lo que queda de año y poder aplicarlo tras las elecciones generales, en la nueva legislatura. Los socialistas 'ponen la pelota' en el tejado del Grupo Popular garantizando que no aprobarán esta reforma sin el primer partido de la oposición, aunque tengan votos para ello.

Precisamente esta reforma del Reglamento del Congreso que los grupos parlamentarios no acaban de desbloquear pese a que su contenido está muy avanzado, permitiría rebajar los requisitos para constituir grupo parlamentario en la Cámara y facilitaría la pretensión esgrimida por el presidente navarro, Miguel Sanz, de que UPN tenga voz propia.

De hecho, mientras que el vigente reglamento de 1982 exige un número mínimo de cinco diputados para formar grupo propio, las normas futuras rebajarán a tres ese número mínimo de escaños, según se estableció en un principio de acuerdo alcanzado en la Ponencia parlamentaria a finales de 2004.

PRÉSTAMO Y CONTINUIDAD.

Unión del Pueblo Navarro (UPN) tiene actualmente dos diputados, adscritos al Grupo Popular, y para constituir hoy un grupo propio necesitaría, de entrada, el préstamo de otros tres y que además estos se mantuvieran unidos en la Cámara. De hecho, a finales de junio se disolvió el grupo de Coalición Canaria-Nueva Canarias precisamente porque la fuga al Grupo Mixto del representante de NC había dejado a los de CC con sólo dos escaños, por debajo de la mitad del mínimo de cinco, lo que implica la disolución automática de la formación parlamentaria.

Sin embargo, con este cambio del reglamento, UPN podría lograr directamente el grupo parlamentario obteniendo tres escaños en las generales de 2008. Incluso repitiendo los dos diputados actuales, le bastaría el préstamo temporal de un único diputado para formar grupo.

La reforma del Congreso está bloqueada desde hace casi dos años y todos los grupos parlamentarios, salvo el PP, acaban de pedir a Manuel Marín que convoque la Ponencia para un último intento de aprobar la reforma en este periodo de sesiones, último antes de que se disuelvan las Cámaras.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Diego López Garrido, resaltó que hay un "acuerdo casi total" sobre los contenidos de la reforma y que la mejor forma de que no se distorsione su aprobación es aprovechar este periodo de sesiones y dejar su aplicación para la Cámara que salga de las elecciones.

APLICARLO DESPUÉS DE LAS ELECCIONES.

"No será aplicado a nosotros, sino a los siguientes diputados --argumentó--. Es la mejor forma de hacerlo, que una legislatura prepare el Reglamento de la siguiente, para que no haya elementos que distorsionen".

A su juicio, la decisión está en manos del PP porque "lo ideal es que el primer partido de la oposición entre en los consensos", pero ya adelantó cierto escepticismo porque sospecha que "la estrategia de PP en esta legislatura es no entrar en los consensos porque piensa que cualquier acuerdo beneficia al gobierno". "Para el PP, lo primero es erosionar a gobierno y luego, muy lejos de distancia, ver cómo benefician a los ciudadanos".

En cualquier caso, garantizó que el Reglamento del Congreso, al ser "una de las reglas de la democracia", junto con la Constitución y la Ley Electoral, no saldrá adelante si el PP no lo acepta. "Nos queda un pasito y esperamos poder darlo en septiembre", enfatizó.

MÁS OPORTUNIDADES EN EL SENADO.

En el Senado, donde UPN cuenta hoy con cuatro representantes, tres elegidos en las urnas y el senador autonómico que elige el Parlamento Foral --cargo que tiene que ser renovado y que podría pasar de UPN al PSN--, hay más opciones de tener una voz propia en los debates sin necesidad de romper el Grupo Popular.

Así, los cuatro senadores de la UPN se sientan en los escaños del PP pero forman parte además de lo que en el Senado se denomina Grupo Territorial, que pueden tener turno de intervención propio en el Pleno si el asunto afecta especialmente a la zona que representan y por acuerdo de los portavoces. En estos momentos, existen en la Cámara grupos territoriales de todas las CCAA.

En cuanto a la formación de grupo parlamentario, es necesario contar con diez senadores y, al igual que en el Congreso, es habitual que los partidos mayores presten escaños a los menores. Si tras la formación del grupo se reduce su número de componentes a menos de seis, si por ejemplo, los senadores 'prestados' vuelven a su formación original, el grupo queda disuelto al finalizar el periodo de sesiones, pero al arrancar el siguiente se puede repetir el proceso de préstamo y devolución de senadores para que el grupo se mantenga.