15 de noviembre de 2019
1 de julio de 2014

El PSOE, dispuesto a hablar sobre de la elección directa de alcaldes pero "desde el consenso" y "sin trampas del PP"

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Política Municipal del PSOE, Gaspar Zarrías, ha afirmado este martes que los socialistas están dispuestos a hablar sobre la elección directa de los alcaldes, "pero siempre desde el consenso con todos los partidos y sin trampas del PP".

El deseo expresado el lunes por el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, de que su partido discuta sobre una posible reforma electoral que convierta en alcalde a quien gane los comicios en cada municipio es un "brindis al sol", según ha indicado Zarrías en una nota de prensa.

En este sentido, ha dicho que espera que ese anuncio no esconda "simples intereses electorales del PP para tratar de disimular su desplome en las próximas elecciones locales" y, con ese fin, "cambiar unilateralmente las reglas de juego". Según el PSOE, eso es lo que hizo la presidenta de el Gobierno de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, cuando reformó en solitario el Estatuto de Autonomía "para favorecer sus intereses electorales".

El dirigente socialista ha señalado que, si bien el PSOE siempre se ha mostrado a favor de estudiar fórmulas de elección directa de los alcaldes, cree que hay que hacerlo "con rigor y seriedad y no buscando titulares vacíos de contenido". Además, ha subrayado que una reforma como esta "solo puede hacerse con diálogo y con el máximo consenso de todas las fuerzas políticas".

Precisamente, el portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados, Alfonso Alonso, ha asegurado que el PP no emprenderá esa reforma si no lo acuerda al menos con el PSOE y que le gustaría que fuera una norma consensuada con más fuerzas políticas.

En cualquier caso, Zarrías considera "paradójico" que Rajoy haga ahora estas propuestas cuando su Gobierno ha aprobado una reforma local cuyo objetivo es, según ha denunciado, "vaciar de capacidad política a los ayuntamientos, alejando a los ciudadanos y vecinos de las entidades locales y desmantelando los servicios públicos que los municipios prestaban desde el valor de la proximidad y la cercanía".