26 de noviembre de 2020
8 de abril de 2006

El PSPV dice que con Camps "ha habido mil días de caos urbanístico y medioambiental"

VALENCIA, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Medio Ambiente, Agua y Agricultura del PSPV-PSOE, Francesc Signes, aseguró hoy que con el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, "ha habido mil días de caos urbanístico y medioambiental", en referencia a las declaraciones del conseller de Territorio y Vivienda, Rafael Blasco, en las que afirmó hoy que "el territorio protegido de la Comunidad llega al 29 por ciento y que se construirán unas 125.000 VPO hasta 2007".

En un comunicado del PSPV, Signes destacó que Camps "ha desarrollado una estrategia de depredación del territorio, cuyo objetivo es urbanizar todo el suelo útil de nuestra Comunidad".

Para Signes, "las leyes del conseller de Territorio y Vivienda, Rafael Blasco, han generado sucesivos procesos especulativos del suelo" que, en su opinión, "van dirigidos a despojar a los valencianos de su territorio para vendérselo a los jubilados extranjeros que puedan pagarlo".

Al respecto, manifestó que "la ley de Ordenación del Territorio y la del Suelo No Urbanizable (LOTTP) ha provocado más desarrollos urbanísticos que en toda la legislatura pasada" y, en este sentido, tildó de "perversa" la estrategia de Camps de "dejar sin patrimonio a los valencianos, limitando su futuro a trabajar de camareros".

Signes reclamó la retirada del Plan de Acción del Litoral, que calificó de "la sentencia de muestra para nuestra costa", así como del proyecto de ley de campos de golf, "que amenaza con convertir en campos de golf nuestros espacios naturales protegidos", aseveró.

Asimismo, el responsable socialista de Medio Ambiente, Agua y Agricultura señaló que "la ley Urbanística Valenciana avergüenza a los valencianos, porque convierte a nuestra Comunidad en el paraíso del pelotazo urbanístico".

Por otra parte, Signes afirmó que "estamos ante un estado de excepción urbanística", cuya solución requiere de medidas igualmente excepcionales, como "la paralización de todos los proyectos urbanísticos y reclasificaciones de suelo que se promuevan al margen de los planes generales, hasta que no contemos con instrumentos legales sobre los que no exista sospecha de irregularidad".

Además exigió "un giro de 180 grados en la política urbanística valenciana, que vuelva a dar a los ciudadanos el control sobre la ocupación de su territorio" , ya que, en su opinión, "Blasco abusa de la discrecionalidad al permitir reclasificaciones exageradas de suelo sin la debida transparencia".

En ese sentido, Signes también exigió que "se acabe con la privatización que ha hecho Blasco de las evaluaciones de impacto ambiental, atribuyéndolas a Vaersa", y criticó la "abusiva creación de empresas mixtas entre Vaersa y empresas privadas, en el ámbito del urbanismo y los residuos".

Para el responsable socialista, "a través de estas empresas mixtas, el PP controla en su beneficio la actividad urbanística y de gestión de los residuos en nuestra Comunidad".

Signes resaltó también que "la constitución de estas empresas mixtas también ha sido cuestionada por el Síndic de Greuges" y, añadió que "el hecho de que Blasco acumule el 33 por ciento de las quejas de los valencianos ante el Síndic es revelador del rechazo de los ciudadanos a su gestión".

Por otra parte, Signes aseguró que "el caos de los residuos que sufre la Comunidad Valenciana se debe a que el PP quiere acaparar el negocio que generan".

Así, destacó "la promoción de incineradoras por empresas mixtas, al margen de la planificación existente, sólo porque son rentables" y alertó de que "estas incineradoras podrían recibir residuos del exterior de la Comunidad Valenciana, convirtiéndonos en el basurero de otros territorios".

El secretario de Medio Ambiente, Agua y Agricultura del PSPV-PSOE aseguró que "Camps ha perdido toda la credibilidad desde el momento en que amparó la fábrica de mentiras que Blasco reconoció haber montado en su conselleria".

Para Signes, "Camps es un presidente débil que ampara la corrupción en su partido y está hipotecando el futuro de todos los valencianos".

Por último, Signes afirmó que "los valencianos no se merecen un presidente cuya debilidad le lleva a no atender los problemas de nuestra Comunidad y dedicarse exclusivamente a atacar al Gobierno", concluyó.