29 de noviembre de 2020
29 de octubre de 2006

1-N.- (I) Puigcercós proclama a Carod "síntesis" del catalanismo de Pujol y de Maragall

Carod-Rovira acusa a Artur Mas y a CiU de "regalar" Cataluña a Madrid

BARCELONA, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El candidato de ERC a presidir la Generalitat, Josep-Lluís Carod-Rovira, es "la síntesis" del catalanismo que han representado los dos últimos presidentes catalanes, Jordi Pujol y Pasqual Maragall, como le definió hoy el 'número dos' del partido, Joan Puigcercós, que también le proclamó reconvertidor del catalanismo.

Tras admitir la catalanidad y el conocimiento de ambos presidentes, constató el "regusto" que ambos han dejado. Sobre Pujol, dijo: "Siempre hemos tenido el regusto de que representaba a una parte de Cataluña, de interior, de comarcas". En cuanto a Maragall, constató "el regusto de que su mundo se acababa en la Cataluña metropolitana de Barcelona".

Puigcercós explicó que el concepto hegeliano de síntesis implica "la superación de los dos contrarios". "Pues esta síntesis se llama Josep-Lluís Carod-Rovira", que representa, según él, "la Cataluña que se puede entender" en todos los rincones del territorio, y que es un candidato que ve "la potencialidad" de todas las zonas.

Además, dijo que Carod es "el mejor candidato para presidir" la Generalitat porque "ha repensado el catalanismo, y ha hecho el catalanismo laico, social", en que caben todos los que viven en Cataluña, pero con "un objetivo común".

El candidato número dos por Barcelona fue recibido en pie y con las banderas independentistas que el partido puso en cada butaca del Palau de la Música Catalana, que no pudo acoger en su sala principal a todos los asistentes, de manera que hubo que ubicarlos en el bar del Palau, desde donde pudieron oír el acto.

El cabeza de lista, Josep-Lluís Carod-Rovira, también fue recibido muy calurosamente, y empezó interpretando el éxito de público como prueba de que "pese a las encuestas y los sondeos espontáneos, esto no hay quien lo pare". "Somos muchos más de los que dicen", aseguró.

CRÍTICAS A CIU Y ERC.

Carod repartió críticas a CiU y PSC, y una de ellas fue para acusar irónicamente tanto al candidato Artur Mas como a José Montilla: "La ilusión no la hacen los robots ni la gente sin palabras. Hay quienes piden 'papeles para todos', y otros que necesitan papel para todo". Aludía así implícitamente a la caricatura que se viene haciendo de Mas como robot, y a la necesidad que tuvo Montilla de leer durante el debate electoral televisado recientemente --una crítica de Carod ya recurrente en esta campaña--.

El candidato rechazó los proyectos de CiU y del PSC, y propuso un gobierno "responsable, seguro, nacional, sólido, para un país en construcción", y prometió "la máxima aportación para hacer posible un gobierno de coalición". Aseguró que "solo no gobernará nadie: que nadie es el rey del mambo", y añadió que quien advierte contra ERC se equivoca. Y aprovechó para repetir que CiU "eligió al PP para gobernar" cuando pudo hacerlo con ERC. También auguró que CiU volverá a actuar de manera parecida si "vuelve a sumar", porque "la cabra siempre tira al monte".

"Quien ha regalado la Generalitat y el Estatut a Madrid es Artur Mas y CiU --denunció--. Nosotros queremos un gobierno nacional, más ágil y operativo, de gente preparada y, si hace falta, de nombres consensuados". En cuanto al PSC, dijo irónicamente que sus siglas son "'Plataforma de Suport al Compañero'", en referencia al PSC como plataforma de apoyo a José Luis Rodríguez Zapatero.

Carod destacó que ERC ha hecho una campaña de "juego limpio" porque su partido "no ataca, construye", y constató que su formación tiene "el valor añadido de la honestidad, el patriotismo y la valentía", y volvió a decir que ningún partido y ningún líder como ERC y él mismo "no ha pagado tan cara la defensa de sus convicciones". "Nos estigmatizaban", dijo en alusión al resto de partidos, y aseguró que, pese a ello, ERC no se acobardó ni se acobardará.

ERC, "EL PROYECTO MÁS NACIONAL", SIN EXCEPCIONES.

Afirmó que el proyecto republicano es "cosmopolita" pero "partiendo de Cataluña, donde tenemos los pies, el corazón, la cabeza". Además, afirmó que el suyo "es un proyecto integrador", y que "no es catalán sólo quien ha nacido en Cataluña", sino que "quien quiere serlo". "Antes, un millón de Martínez, López y García que se parten el pecho por Cataluña que gente con apellidos catalanes que venden Cataluña".

"No queremos medir las proporciones de catalanidad de la gente" --proclamó-- ni "la fortuna del papá", insistió, y añadió: "Bienvenidos sean todos" aunque no tengan origen catalán. "Éste es el país: el país de adopción. Por eso nuestro proyecto es el más nacional de todos: porque no pone excepciones".

ERC, CATALANISMO DEMOCRÁTICO Y DE PROGRESO.

De puertas afuera, dijo que Cataluña "no quiere ser un barrio de Madrid", y defendió la independencia, porque "cuanta más soberanía, más bienestar", lo cual "entienden todos, tanto si han nacido en Cataluña como si no". "ERC es la única casa común de veras del catalanismo democrático y de progreso".

El líder republicano prometió igualdad y mejorar en los servicios sociales y hacer de Cataluña "una tierra de oportunidades" y "de emprendedores", que esté "viva en los circuitos internacionales", competitiva, "sin guetos sociales ni culturales", que "no mire la lengua de los padres, sino de los hijos", con un territorio "equilibrado", y aseguró que "Cataluña será digital o no será" --parafraseando la frase célebre del obispo Torras i Bages 'Cataluña será cristiana o no será'--.

Carod-Rovira deseó una Cataluña "libre" que avance "codo a codo" con Euskadi, Escocia y otros territorios, aunque "cada una a su ritmo". Con todo ello, deseó "una mayoría social" que "decida qué quiere ser" Cataluña, en alusión a que los catalanes puedan decidir si quieren independizarse. Por ahora, pidió el voto para avanzar en el proyecto de Esquerra. Según él, "en muchos aspectos" Cataluña ha avanzado más en esta legislatura, con ERC en el Gobierno, que en la oposición en los 23 años anteriores.

CAROD "TAMBIÉN" ESPERABA MÁS DEL MANDATO.

"Os pido el voto tras dos años muy complicados para ERC, peor que los volveríamos a vivir con la misma dignidad e ilusión", dijo, y replicó a quien se sienta decepcionado por esta legislatura: "Nosotros también queríamos y esperábamos más, pero sólo éramos 23 diputados; y con los 23, llegamos al Estatut del 30 de septiembre", en referencia al proyecto estatutario que aprobó el Parlament.

Pidió tener en cuenta al votar "la trayectoria personal" cada candidato: recordó que un día como hoy de hace 33 años, él era uno de los 113 detenidos de la Assemblea de Catalunya durante el franquismo -junto a otros tres que también estaban hoy en las primeras filas del Palau: Jordi Carbonell, Miquel Sellarés y Teresa Comas, mujer de Carod--. Por ello, se preguntó "dónde estaban" entonces esos candidatos.

Hacia el final de su discurso, el candidato recordó a dos fallecidos hace poco: "Volveremos a echar mucho de menos a dos personas": Enriqueta Gallinat, "que murió antifascista, republicana y de izquierda como el primer día"; y Pere Esteve, de cuya "sensatez" se pudo beneficiar Esquerra esta misma legislatura.