25 de enero de 2021
27 de febrero de 2006

Rajoy cree que la Convención será un cambio para el PP, que debe "recuperar liderazgo" y "no recordar tiempos de gloria"

Aznar, sobre legado de su Gobierno: "Mariano, es uno más de tus activos. Tuyo y de los que representáis este proyecto que es el mío"

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, afirmó hoy que la Convención que su partido celebrará el próximo fin de semana supondrá un cambio y una "renovación de ideas" para el centrismo reformista y liberal que, según dijo, debe recodar el legado de los Gobiernos de José María Aznar, pero sin quedarse en "tiempos de gloria para dormirse en los laureles" y buscando "recuperar el liderazgo".

"Es de nuevo la hora de la libertad y es necesario que el centrismo reformista, que sustenta el proyecto del Partido Popular, recupere el liderazgo de la sociedad española --subrayó--. Hay que empezar a construir ese liderazgo de nuevo. Contribuyendo entre todos a él, haremos que España vuelva a ser la gran nación europea que, en el fondo, sigue siendo a pesar de todas las zancadillas que algunos han querido poner a su paso en estos dos últimos años de Gobierno socialista".

Rajoy se pronunciaba así durante la presentación en un hotel madrileño del libro 'Los indicadores del cambio. España 1996-2004', una obra editada por FAES y que facilita los datos "más significativos" que ofrecen las dos legislaturas del Ejecutivo de Aznar.

Según el actual líder de los 'populares', los indicadores que se ofrecen en esta obra y que se divide por áreas temáticas son "difícilmente contestables", puesto que señalan la evolución que España vivió en ocho años en demografía, economía, empleo, políticas sociales, medio ambiente, infraestructuras, seguridad ciudadana y justicia, relaciones exteriores y defensa, parlamento y vida política, descentralización y cultura.

"Debemos sentirnos muy orgullosos; legítimamente orgullosos. Y creo se debe notar que estamos muy orgullosos de nuestro trabajo de entonces --determinó Rajoy--. Se nos podrá decir, quizás con razón, que eso de mirar hacia atrás mueve a la melancolía y además es poco práctico. Y porque hay algo de verdad en ello, creo en esta publicación hay una segunda gran utilidad: No recordar los tiempos de gloria para dormirse en los laureles del éxito pasado. Al contrario".

Dicho esto, el presidente del PP pidió no ser "malinterpretado" a la hora de avisar a los suyos de que "ningún historial político" es capaz de sustituir "nuevos programas, nuevos proyectos e incluso, si se justifica, nuevas ideas". "Dos años después de nuestra salida del Gobierno, España ya es diferente", apostilló.

Con estos argumentos, Rajoy trató de justificar su determinación a trabajar "de forma diferente" ante los nuevos tiempos, sin que ello signifique "fingir ser algo" que los 'populares' no son, porque eso, "además de inútil, sería inmoral".

COMPROMISOS PP ANTE "ERRORES" PSOE

A continuación, aprovechó la ocasión para insistir en que el PP se va a ofrecer, a partir de ahora, como garantía de futuro de que "cuando se quiere, se puede" transformar la sociedad española como, en su opinión, demuestran los ratios presentados hoy por FAES.

"Y eso es lo que haremos de nuevo en el futuro: No enfrentar, sino reunir; no retrasar, sino avanzar; no crear problemas, sino resolverlos --enfatizó--. Ese es mi camino y mi mensaje. Y lo digo porque no me gustan algunas cosas que veo. Creo que el principal error del Gobierno del PSOE es que ha equivocado el objetivo nacional".

Según Rajoy, los socialistas tendrían que haberse preocupado por el "dónde vamos" en vez de por el "de dónde venimos y quiénes somos", de forma que se hubiesen emprendido ya reformas económicas, laborales o impositivas, además de reforzar el sistema educativo o el peso de las decisiones adoptadas en el seno de la Unión Europea.

Añadió que el "revisionismo" del pasado y el "debilitamiento del Estado" ha sido el núcleo de la política de un PSOE que ha puesto en marcha reformas como la del Estatuto catalán y, al tiempo, "ha retirado" recursos contra las autonomías en el Tribunal Constitucional; ha reformado la Ley de Educación para "terminar" con las enseñanzas comunes o ha buscado reformas para el Poder Judicial o o la Función Pública que dar a las comunidades "más competencias".

"Ahora quieren quitar competencias a los Ayuntamientos para dárselas a las Comunidades Autónomas --avisó--. Es un nuevo error del Gobierno. La Ley de Régimen Local no debería perseguir ese objetivo. Deberían darle más poder y financiación a los Ayuntamientos, que vertebran España y que atienden los problemas reales de los ciudadanos".

CONVENCIÓN: PLATAFORMA DE "NUEVO CAMBIO"

Y en este contexto, destacó Rajoy, llega la Convención Popular, en la que se hablará de cosas "de las que no se habla en un país normal", como son la defensa de la Constitución, de la nación, de la igualdad de los ciudadanos o del terrorismo.

"Pero también en esa Convención debemos presentarnos ante los españoles con el deseo de renovar las ideas de un proyecto liberal que, encabezado por Aznar, hizo posible el cambio que se ve en los indicadores del libro. Y vamos a abordar esa tarea desde el crédito y la fiabilidad que contienen los datos que sustentan nuestros años de Gobierno. Entonces fuimos capaces de hacer avanzar a la sociedad española porque teníamos detrás un armazón de propuestas pensadas para que los españoles creyeran en sus posibilidades --afirmó--. Pues con la Convención vamos a hacer lo mismo: Ser la plataforma para un nuevo cambio".

Rajoy concluyó incidiendo en que la cita que tienen los 'populares' en Madrid el próximo fin de semana debe ser "plataforma para un nuevo cambio" que conlleve, entre otras cosas, el trabajo de "todos" y que la sociedad española "pueda dedicarse a sí misma" y recuperar su "visibilidad" como el país occidental "dinámico y emprendedor que es".

AZNAR: "DE RAJOY PUEDE UNO FIARSE"

En el acto de presentación de 'Los indicadores del cambio' participó también el responsable de FAES y ex presidente del Gobierno José María Aznar quien, en primer lugar, dijo que la obra no había sido editada para "evocar el pasado" o realizar un ejercicio de "nostalgia o melancolía". "Es todo lo contrario", remachó.

"Esta publicación es una herramienta de acción política para el presente y el futuro. Es la expresión real y concreta de lo que un proyecto político puede conseguir cuando obtiene el respaldo y la confianza de la gente --sentenció--. Por tanto, querido Mariano, éste es uno más de tus activos. Tuyo y de todos los que formáis y representáis ahora ese proyecto político que es el mío. Al que contribuí antes seguiré contribuyendo siempre".

Aznar aseveró que los 'Indicadores del Cambio' se retrotraen a 1996 e hizo hincapié en que, "en algún aspecto básico concreto", los españoles están hoy "peor que entonces". "Hace diez años decíamos que nuestro objetivo era conseguir que en España se creara empleo. Y en los años siguientes, en España se crearon más de cinco millones de empleo. Decíamos que nuestro compromiso era entrar en el euro. Y España entró. Que la corrupción debía ser reemplazada por la honradez. Y la percepción de los ciudadanos de la corrupción como problema nacional pasó de niveles muy altos a la desaparición", dijo.

Además, resaltó que el PP también abogó entonces por nuevas políticas de medioambientales, educativas o para mujeres, jóvenes o discapacitados. "En este libro figuran los indicadores que ponen de manifiesto en qué medida se cumplió lo prometido --refirió--. Yo suelo fiarme de quien cumple lo que promete. Casi todo el mundo hace lo mismo. Pero eso quiere decir que del PP, y especialmente de Mariano Rajoy, puede uno fiarse. ese es capital político con el que siempre contará y que cada vez tendrá mayor valor".