15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 15 de julio de 2008

    Rajoy, dispuesto a hablar del TC y del CGPJ con Zapatero, para que este asunto esté resuelto a partir de septiembre

    Recalca, sin embargo, que ahora la prioridad es tomar decisiones económicas que alivien a las familias y pequeñas empresas

    MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, se mostró hoy dispuesto a hablar de la renovación del Tribunal Constitucional (TC) y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en la entrevista que mantendrá el próximo 23 de julio con el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero. Consideró que el 17 de septiembre, cuando empieza el curso judicial, es una buena fecha para que este asunto esté resuelto. Sin embargo, recalcó que ahora la prioridad es adoptar decisiones que alivien la economía de las familias y de las pequeñas y medianas empresas.

    Mariano Rajoy consideró, en declaraciones a Punto Radio recogidas por Europa Press, que es "bueno que hablemos de todo" y se mostró dispuesto a hacerlo en su entrevista con el jefe del Ejecutivo. "Estoy dispuesto a hablar de todo, pero ahora hay una prioridad y es intentar tomar decisiones que alivien la situación familiares y pymes, que es complicada". Añadió que también se puede abordar la renovación del TC y del CGPJ y "hacer algunas cosas" en la lucha contra el terrorismo.

    En todo caso y en cuanto a la renovación de los dos órganos judiciales, confió en que estén resueltos antes de que empiece en próximo curso judicial, el 17 de septiembre. "El Consejo tenía que haberse renovado en 2006 y esto hay que resolverlo ya, la fecha del 17 de septiembre es una fecha indicativa muy buena y muy puesta en razón", remachó.

    Respecto a su partido, cree que la etapa más difícil "ha pasado" y que lo importante es "como acaban las cosas" y en este sentido consideró que del Congreso de Valencia el PP ha salido "renovado y fortalecido", "más abierto a la sociedad" y "con vocación de ser mayoritario" y que los ciudadanos le vean como una "opción" que puede resolver los problemas de España.

    Explicó que ha habido un "cambio de estructura, un cambio de personas" y la voluntad del Partido Popular de estar en "los grandes debates nacionales y aportar sus ideas y que se plasmen en realidades concretas.

    No quiso comentar las declaraciones de José María Aznar de que el PP no tiene que ir hacia el centro porque siempre ha estado en el centro. Para Rajoy, lo importante ahora es el futuro y "no dedicarnos a poner encima de la mesa tenemos que generen más división de la necesaria. Insistió en que ahora toca "atender los problemas de la gente, y a ver si somos capaces de trabajar en la buena dirección".

    CRISIS DEL PP VASCO "CERRADA"

    También considera cerrada la crisis del PP vasco y resaltó el abultado apoyo obtenido por Antonio Basagoiti como presidente del partido en el País Vasco. Recalcó que este respaldo, de un 82 por ciento de los compromisarios que votaron el pasado fin de semana en el Congreso del partido en Euskadi, fue mediante voto secreto. "No hay mejor apoyo que el voto secreto", enfatizó y añadió que así la gente no se siente "presionada".

    Preguntado sobre si hay un "nuevo Rajoy", respondió que es "el de siempre, el de Pontevedra" y que se siente "muy a gusto con lo que he hecho porque creo que he hecho lo que tenía que hacer, y entonces estoy muy contento, y luego Dios proveerá. Creo que hay mucha gente que lo ha entendido".

    Restó valor a las encuestas en las que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, resulta ser el líder más valorado, junto al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. "Gallardón siempre estuvo muy bien valorado, también Zapatero. Los que estamos en la oposición tenemos una situación mas difícil de cara a la opinión pública porque es el que hace la crítica al Gobierno. Blanco hace oposición a la oposición de vez en cuando, me da unos tortazos descomunales, por eso su valoración siempre es baja".

    PAPEL DE LOS MEDIOS

    En cuanto al papel de los medios de comunicación, el líder del PP aseguró que cree en la libertad de expresión y que no hay más límite que el Código Penal. "La prensa está para denunciar actividades ilícitas, criticar al Gobierno o a la oposición, pero no para decir quien tiene que presidir un partido o no". Consideró que este tema es "agua pasada, miro hacia adelante y lo que importa es el futuro".

    Rajoy no cree que ahora sea la "leal oposición", porque "he sido leal siempre". Recordó que en esta legislatura el presidente decidió pactar con los "más radicales del mapa político, negoció con ETA previa ruptura del Pacto contra el terrorismo. España debe ser lo que digan los españoles y cualquier decisión sobre la estructura del Estado requiere acuerdo de los dos principales partidos. Me gustaría que en estos temas hubiera acuerdo como hubo toda la vida".