13 de octubre de 2019
15 de febrero de 2009

Rajoy espera que, para el próximo miércoles, Zapatero "haya cambiado" al ministro de Justicia

Dice que Zapatero "no tiene autoridad ninguna" para reprochar espidos porque su política económica es "la que más ha despedido desde 1977"

IRUN (GIPUZKOA), 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, afirmó hoy que espera que, para el próximo miércoles, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "haya cambiado" al ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo.

En un mitin celebrado en la localidad guipuzcoana de Irún, Rajoy manifestó que la cacería en la que participaron el juez Baltasar Garzón y el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, "ha sido un acto obsceno en sí mismo" por el momento en que se ha producido, "en plena crisis económica" y "en plena instrucción de un sumario contra un partido político", en alusión a la presunta trama de corrupción en el que estarían implicados cargos de su partido. "Hablan de regeneración democrática y lo que nos han dado es degeneración democrática", aseveró el líder de la oposición.

Por ello, expresó su deseo de que Zapatero dé explicaciones el miércoles en el Congreso y que, "antes, haya cambiado al ministro de Justicia". Además, propuso que el CGPJ "nos diga también si estas cosas casan con la libertad, la democracia y el Estado de Derecho".

"GANAR BATALLAS"

En su intervención ante un millar de simpatizantes en el recinto ferial Ficoba, el líder del PP aseguró que "hay quien se va de caza y hay quien se moja", en referencia a los miembros de su partido en el País Vasco. De este modo, subrayó que éstos "afirman lo que creen, lo defienden y no son ambiguos ni dudosos". Asimismo, destacó que el PP vasco "ha dado la cara en los momentos más difíciles, muchas veces en solitario, ganado batallas" y elogió la labor de los ediles populares de Euskadi que "están solos en un ayuntamiento rodeados de nacionalistas que le hacen el vacío", pero "se plantan allí para garantizar las ideas, principios y valores de los que le han votado".

En ese sentido, el presidente del PP aseguró que Antonio Basagoiti "se ha mojado y se mojará" para "defender el País Vasco y España, la libertad, derrotar a ETA y hacerla desaparecer y para que los padres puedan escoger la educación que quieren para sus hijos" así como por la "batalla a la crisis económica". "Patxi López no lo hace y no lo ha hecho nunca", añadió.

Rajoy aseguró que el PP en el País Vasco puede pedir el voto "con la cabeza muy alta" y reiteró que su formación representa "el voto seguro" que "no juega con la confianza de nadie, que no engaña y que se da con claridad para saber en qué se va a utilizar". "Es expresar un sentimiento y afirmar un deseo imparable de libertad", insistió, para añadir que los populares "no son, como otros, sospechosos".

Tras subrayar que el PP "no está en venta", remarcó que su partido no es, como el PSE-EE, "la muleta del nacionalismo" y aseguró que tampoco está en política para "apuntalar a Ibarretxe" ni para "traicionar a nuestros votantes". En ese sentido, criticó que, "siempre que un nacionalista tiene un problema de votos, allí aparece siempre un socialista echándole una mano".

POLITICA ECONOMICA

Por otro lado, Mariano Rajoy tuvo palabras críticas para el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, de quien dijo que "no tiene autoridad ninguna para hablar de despidos" porque su política económica es "la que más gente ha despedido desde 1977 y la peor de la moderna historia de España".

Asimismo, recordó que, cuando Zapatero llegó al poder, España era "el país de la UE que más crecía y donde más empleo se creaba, y hoy es el que menos crece y donde más empleo se destruye". "No se puede confiar en alguien que tiene ese balance", denunció, para añadir que el líder socialista "ha sido absolutamente incapaz de resolver ninguno de los grandes problemas de nuestro país".

Además, el presidente del PP remarcó que, "si hoy ETA y sus franquicias no se pueden presentar a las elecciones al Parlamento vasco, se debe única y exclusivamente a la batalla en solitario del PP vasco" y que ésta se dio "sin el apoyo de socialistas ni del Gobierno de España". "Quisieron excluirnos, pero lo damos por bien empleado, porque, al final, han tenido que darnos la razón", aseveró

Finalmente, se mostró convencido de que el PP tendrá "un gran resultado" en las elecciones de Euskadi porque el voto a su formación es "una afirmación alta y clara de que se quiere libertad y en defensa de gobiernos serios y sensatos". Además, acusó al PSE de haberse "entregado al nacionalismo" y reiteró que los candidatos de su formación son "gente limpia, con la mirada clara y que va a ganar las elecciones".