18 de octubre de 2019
4 de abril de 2008

Rajoy urge al Gobierno a resolver con "celeridad" la huelga de funcionarios y le pide "humildad" en vez de "prepotencia"

Dice que los "antecedentes" de Bermejo "no son buenos" para continuar al frente de Justicia pero ue la decisión corresponde a Zapatero

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El líder del PP, Mariano Rajoy, expresó hoy su "preocupación" por los "daños" que está provocando la huelga que mantienen los funcionarios de Justicia desde el pasado 4 de febrero y urgió al Gobierno socialista a resolver este "problema" con la "mayor celeridad posible". Además, pidió un "poquito de humildad" porque, a su juicio, este caso se está tratando "con muy poca habilidad" y en algunos casos "con una excesiva prepotencia".

En una conferencia de prensa, tras despachar con el Rey en la ronda de consultas previa a la sesión de investidura, Rajoy recalcó que con esa huelga se está "haciendo daño a muchísimos miles de españoles que son inocentes y no tienen por qué sufrir las consecuencias". Según añadió, acarreará problemas "para mucho tiempo" porque "los retrasos" en las causas judiciales se irán acumulando.

Por eso, emplazó al Ejecutivo a dar cuanto antes una solución. "Me parece de absoluta urgencia que el Gobierno resuelva este problema y que lo haga con la mayor celeridad posible", enfatizó. A renglón seguido señaló que esta huelga "se está tratando con muy poca habilidad" y "en algunos casos con una excesiva prepotencia" y en política, añadió, como en otras facetas de la vida, "no viene mal actuar con un poquito de humildad".

También sacó a colación el caso de la niña onubense asesinada Mari Luz Cortés y aseguró que, aunque le damos "importancia" a los temas cuando saltan a la opinión pública, lo que está ocurriendo debe llevar a "la reflexión" con el objetivo de que la justicia se convierta en una de las prioridades básicas de esta nueva legislatura.

LA JUSTICIA, UNA PRIORIDAD.

En su opinión, la situación de la Justicia en España "no es buena en este momento" y por eso defendió la necesidad de que los partidos lleguen a un "entendimiento", pero no sólo para renovar los órganos constitucionales, como el Tribunal Constitucional o el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

De hecho, el líder del Partido Popular avanzó que la Justicia será una de sus prioridades en los próximos cuatro años, junto a la inmigración, la seguridad ciudadana y la economía.

Al ser preguntado si la continuidad del ministro Mariano Fernández Bermejo al frente del Departamento de Justicia podía impedir ese entendimiento entre PP y PSOE, respondió que sus "antecedentes no son buenos". "Al final esto es un problema de hechos, desde luego los antecedentes no son buenos, pero tampoco son buenos los antecedentes del señor Rodríguez Zapatero", recalcó.

Sin embargo, Rajoy indicó que la decisión sobre quien será el futuro ministro de Justicia corresponde al jefe del Ejecutivo y aseguró que el Partido Popular intentará entenderse con la persona que designe Zapatero.