13 de agosto de 2020
25 de mayo de 2010

Recortes.- CC se suma a la abstención mientras el PNV sigue sin anunciar su voto

MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

A falta de dos días para la trascendental votación del Pleno del Congreso para convalidar o derogar el decreto ley aprobado por el Gobierno para recortar el gasto público, Coalición Canaria ha confirmado que se abstendrá, uniéndose a la decisión de CiU de no votar en contra, mientras que el PNV seguía este mediodía sin desvelar sus intenciones.

El Comité Permanente de Coalición Canaria (CC) confirmó anoche que los dos diputados de CC en el Congreso, Ana Oramas y José Luis Perestelo, se abstendrán en la votación del jueves, mientras que el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, ya dijo la pasada semana que su formación no puede votar en contra.

La abstención de los diez diputados de CiU y de los dos de Coalición Canaria, unida a la que se espera del representante de UPN, Carlos Salvador, ya garantiza al PSOE la convalidación del decreto ley con sus propios votos (169 diputados), siempre y cuando no haya ausencias el jueves.

No obstante, los socialistas esperan también la abstención del PNV, acogiéndose a algunas declaraciones de dirigentes nacionalistas acerca de que no impedirán que el recorte salga adelante. El portavoz del PNV, Josu Erkoreka, se negó este mediodía a anticipar una decisión.

"El Gobierno se ha tomado 36 horas entre la aprobación en Consejo de Ministros el jueves pasado y su publicación en el Boletín Oficial del Estado y nosotros nos vamos a tomar el mismo tiempo hasta la fijación de nuestra posición --declaró en los pasillos del Congreso--. Nos quedan 48 horas".

Pero además de la convalidación o derogación del decreto ley, el Pleno del Congreso tendrá que tomar una segunda decisión: si la norma se tramita o no como proyecto de ley, lo que abriría la posibilidad de ser modificado. El PSOE no quiere cambios e invoca a la necesidad de dar un mensaje claro ante los mercados internacionales, pero para evitar esa tramitación necesitará también sumar el voto en contra, o al menos la abstención, de los nacionalistas, que en esta segunda votación no está tan clara.