5 de abril de 2020
10 de marzo de 2014

La reforma sobre las funciones y competencias del Senado podría estar lista antes del verano

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ponencia creada para estudiar la reforma del Senado ha reanudado sus trabajos este lunes y ya hay acuerdos "prácticamente en todo" lo relativo a las funciones y competencias de la institución, según ha informado el presidente del Senado y de la ponencia, Pío García-Escudero, que prevé que antes del verano se hayan cerrado todas las cuestiones pendientes.

Al término de la reunión, que ha durado menos de una hora y en la que se ha decidido que los próximos encuentros serán el 24 y el 31 de marzo y el 7 de abril, García-Escudero ha precisado que antes del día 24 los grupos parlamentarios intercambiarán documentos con sus propuestas para su estudio y que para el 7 de abril deberá estar listo el texto que se llevará a la Comisión de Reglamento y luego al Pleno.

El presidente del Senado ha destacado el "clima de colaboración" que han propiciado "todos los grupos" durante la reunión con el fin de buscar el acuerdo y ha explicado que seguirán trabajando para cerrar las cuestiones en las que aún no hay consenso, como es la coordinación de las relaciones entre la Cámara alta, las comunidades autónomas y la Unión Europea.

Además de las modificaciones sobre las funciones y competencias del Senado, en la reforma se pretende abordar la cuestión del número de senadores y su forma de elección --aspectos, todos ellos, que implicarán una reforma de la Constitución--. Cuando se le ha preguntado sobre esa segunda parte, García-Escudero ha respondido: "De momento, vamos a lo que vamos".

PARALIZACIÓN POR DIFERENCIAS ENTRE PP Y PSOE

La ponencia, que comenzó a trabajar hace ahora dos años, se reunió por última vez a principios de junio de 2013, quedando luego paralizada durante nueve meses por las diferencias entre PP y PSOE. En este tiempo, ambos partidos se han cruzado acusaciones por ello hasta que en febrero, García-Escudero puso fecha a una nueva reunión por petición de todos los grupos.

Para el PP, reformar las funciones de la Cámara es más importante que buscar otra forma de elección y otro número de senadores, aunque concede que ambas forman un todo. Su opinión es que el Senado debe tener un papel más fuerte dentro de un sistema bicameral, siendo el primero en tramitar las leyes de carácter territorial y convirtiéndose en el lugar de encuentro y discusión de gobiernos autonómicos y del gobierno central.

El PSOE, que quiere que el Senado sea cámara de primera lectura para aquellas normas de especial incidencia autonómica y además pueda acoger un debate previo de otras leyes que tengan importancia a las autonomías, cree que hay que reducir el número de parlamentarios y hacer que, en vez de ser elegidos en elecciones generales, se potencie su procedencia autonómica.

La Entesa pel Progrés de Catalunya desea que los trabajos de la ponencia aceleren y concluyan cuanto antes, mientras que CiU sigue defendiendo una reforma "en profundidad", esto es, que llegue a cambiar el sistema de elección de los senadores y que convierta la Cámara "espacio privilegiado" de expresión de las comunidades autónomas.

Por último, el PNV cree que "no va a haber ninguna reforma medianamente seria" por la actitud que han demostrado PP y PSOE, cuya decisión de reanudar la ponencia se debió, según el partido nacionalista, a que se sintieron presionados.

Para leer más