3 de diciembre de 2020
30 de septiembre de 2006

El responsable de Libertades de PSOE, al que no se tuvo "en cuenta" en el pacto con la Iglesia, aboga por las donaciones

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Política Municipal y Libertades Públicas del PSOE, Álvaro Cuesta, ha subrayado que "nadie" les ha dado cuenta de los términos del acuerdo económico que el Gobierno ha alcanzado con la Conferencia Episcopal. Además, ha destacado que sigue apostando por incentivar las donaciones de los fieles a través de deducciones fiscales.

"En los últimos días hemos sabido de la existencia de un acuerdo de la vicepresidenta del Gobierno con la Conferencia Episcopal. Tengo que decir que, como presidente de la Comisión de Justicia y como responsable de la Comisión Ejecutiva del PSOE en los temas de Libertades Públicas, nadie nos ha dado traslado de información alguna, ni se ha tenido en cuenta nuestro punto de vista", enfatizó.

El dirigente socialista se pronunció así, la noche del pasado jueves, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, donde se encargó de presentar una conferencia de su compañero de partido, Pedro Zerolo, sobre la 'Laicidad y Libertad de Conciencia religiosa'. La intervención de Cuesta, recogida por Europa Press, aludió a los acuerdos recientes de financiación entre el Ejecutivo socialista y la Conferencia Episcopal.

Tras anunciar que reclamará al Gobierno, "por vía parlamentaria", el texto donde se recoge el acuerdo alcanzado con la Iglesia, reiteró que su criterio es fomentar un sistema compatible con el marco constitucional como sería, a su criterio, "potenciar las donaciones de los fieles a las Iglesias, incentivando la deducción fiscal de tales donaciones, suprimiendo de forma gradual y definitiva la financiación directa por medio de los Presupuestos Generales del Estado".

LAS LEYES "JUSTAS" Y MARTÍNEZ CAMINO

Por otra parte, Cuesta apuntó que se están viviendo tiempos en los que se aprecia "un cierto recrudecimiento" de la "intransigencia y la crispación política y social" que, bajo su punto de vista, está causada por "sectores de la jerarquía eclesiástica" y sus "medios de comunicación". "Se ha pretendido imponer la enseñanza obligatoria de la religión católica", apostilló.

"¿Qué quiso afirmar Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal, con aquello de que 'las leyes deben cumplirse sin son justas...? --continuó--. ¿Qué significa 'si son justas'?; ¿Es que el principio de legalidad se subordina a un orden de obediencia superior?".

Según el miembro de la Ejecutiva socialista, a esa situación "no son ajenas" otras confesiones religiosas: "Las prédicas brutales e iracundas de algunos imanes o la violenta reacción contra la libertad de expresión que se ha desatado, a modo de Guerra Santa con motivo de las tiras satíricas contra Mahoma o de las palabras de Benedicto XVI".

En este contexto, aprovechó la ocasión para resaltar que la cooperación del Estado con las confesiones religiosas tiene su fundamento en "el derecho de libertad de conciencia y su límite en la laicidad". "La laicidad la entiendo como neutralidad del Estado con respecto a las religiones y como exigencia de la igualdad y la no discriminación de los ciudadanos por razón de sus creencias", apostilló.

Cuesta agregó que, a su entender, la laicidad basada en la "aconfesionalidad" y "neutralidad" del Estado "aún no ha alcanzado en España su plenitud". "En el derecho y nuestro ordenamiento nos seguimos encontrando con reminiscencias de confesionalidad, y no todas proceden del pasado --señaló--, sino que algunas han sido introducidas con posterioridad a la aprobación de la Constitución".

No obstante, quiso resaltar el "coraje, sentido ético y constitucional y el espíritu de laicidad y autonomía de la política, en la gestión y las iniciativas legislativas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero", concluyó.