21 de octubre de 2019
22 de septiembre de 2008

Revilla critica al PNV y Balza dice que sus palabras "son un regalo a ETA"

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, mostró su indignación por lo sucedido pero a la vez dijo estar "harto" de escuchar y repetir condenas que parecen "fotocopias", pero que "no dicen la verdad". Y es que, a su juicio, "con ETA no se acaba mientras el PNV no acabe con la ambigüedad" y "no tome una decisión firme de unirse al resto de las fuerzas políticas" para ir contra los terroristas, incluidos los "terroristas de corbata".

Por su parte, el consejero vasco de Interior, Javier Balza, considera que las críticas del presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla, hacia el PNV, "son un regalo a ETA" y afirma que lo que hay que "poner sobre la mesa" son "los puntos en común" y no las diferencias.

"Yo no quiero enredarme en este tipo de estela, creo que es un regalo que le podemos a hacer a ETA estas declaraciones del señor Revilla", afirmó hoy Balza en declaraciones a Cadena Ser recogidas por Europa Press. Así, el consejero vasco aseguró que lo importante es "poner sobre la mesa los puntos en común" y que hay que tener claros "principios comunes y básicos en favor de la libertad".

Por otro lado, Balza hizo referencia a los tres atentados que se han producido con una diferencia de menos de 24 horas llevándose la vida de un brigada del ejército. En este sentido, el consejero aseguró que tanto el Ministerio del Interior como el departamento vasco estaban "convencidos" de que ETA seguía activa y "decidida a seguir por la senda del terror".

"LA INMEDIATEZ ENTRE ATENTADOS HA SIDO DIFÍCIL DE ASUMIR"

"Los últimos meses sin atentados graves por parte de ETA han obedecido a la desarticulación de buena parte del 'Comando Vizcaya', pero eso no significaba que ETA hubiera desaparecido", aseguró. Balza afirmó que las fuerzas de seguridad sabían que "debían estar preparados", pero que la inmediatez entre los atentados ha sido "difícil de asumir y aceptar".

Por otra parte, el dirigente del PNV destacó la "necesidad" de los responsables de la seguridad, tanto en el País Vasco como en el Estado, de "presentar resultados ante la sociedad". "Todo terrorista termina ante un juez", recalcó.

En último término, y haciendo referencia al atentado de Ondarroa (Vizcaya) en que el que resultaron heridas 10 personas, Balza aseguró "hay una mayoría del pueblo de Ondarroa" que "se indigna y rebela" ante tales situaciones y ante el hecho de que sólo se conozca el pueblo por "titulares de los actos que cometen los terroristas". "Yo me quedo con el mensaje de que es el fondo de la sociedad de Ondarroa y de la sociedad vasca quien se rebela ante el sin sentido de ETA", concluyó.