17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 4 de abril de 2008

    Ridao afirma que si le moviera el resentimiento no se hablaría con casi ningún dirigente de ERC

    BARCELONA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El diputado electo de ERC en el Congreso y candidato a la Secretaría General del partido Joan Ridao subrayó hoy que si le moviera el resentimiento "prácticamente tendría que hablar con muy poca gente de la dirección".

    En declaraciones a TV3 recogidas por Europa Press, Ridao reflexionó sobre el proceso interno que está viviendo ERC, y apuntó que sería "casi imperdonable" que él se inhibiese o se "lavara las manos" cuando el partido está renovando su dirección. "Ahora es el momento de mojarse", señaló.

    Al preguntársele por su relación con el actual presidente, Josep Lluís Carod-Rovira, indicó que mantiene una "relación cordial", y aseguró que no tiene "facturas con nadie", ni con Carod ni con el resto de la cúpula.

    Admitió que en más de una ocasión los dirigentes republicanos consideraron que había otras personas que reunían mejores condiciones que él para ocupar ciertos puestos, y, aunque indicó que eso "siempre duele", subrayó que en política uno no se puede mover únicamente por sentimientos personales.

    En cuanto al futuro de Carod, Ridao indicó que el también vicepresidente del Govern ha hecho una aportación ideológica "muy importante" no sólo a ERC, sino al conjunto del catalanismo en la última década.

    RENOVAR A CAROD COMO CANDIDATO.

    Sin embargo, opinó que, después de encabezar hasta tres veces la lista de ERC en las elecciones autonómicas, es necesaria una renovación. "Eso no quiere decir que tengamos que prescindir de él", subrayó Ridao, que dijo aspirar a que Carod continúe trabajando en el seno de ERC.

    En cuanto a lo que el propio Ridao puede aportar a la dirección del partido, señaló que la gran aportación que puede hacer es la "voluntad de conciliación, de diálogo y de consenso". "Si puedo atraer a gente de diferente condición, lo haré", aseveró.

    Además, rechazó que del próximo congreso que celebrará el partido en junio pueda salir una escisión, pese a que en el pasado se hayan producido, y erigió a la candidatura liderada por el secretario general, Joan Puigcercós, y por él mismo como la de la "Generación Esquerra", formada por personas que han desarrollado toda su vida política en el mismo partido y que están "llamadas a sacar adelante el país".