17 de octubre de 2019
9 de octubre de 2019

Rivera dice que ahora no piensa en su liderazgo en caso de revés electoral: "Nunca he tenido apego a mi sillón"

Rivera dice que ahora no piensa en su liderazgo en caso de revés electoral: "Nunca he tenido apego a mi sillón"
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en una rueda de prensa en la sede del partido.MARTA FERNÁNDEZ JARA - EUROPA PRESS

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado este miércoles que ahora está centrado en la campaña electoral y no piensa en su futuro como líder del partido en el caso de sufrir un revés en las urnas el 10 de noviembre. "Nunca he tenido apego a mi sillón", ha afirmado, recordando que ya trabajó fuera de la política como abogado.

"Yo vengo de la sociedad civil. Tengo profesión, tengo trabajo y tendré trabajo fuera de la política y tendré mi profesión", ha declarado en una entrevista en Telemadrid, recogida por Europa Press. A su modo de ver, la política debe ser "una vocación temporal" en la vida, no una profesión.

Según ha indicado, no está a favor de seguir liderando el partido "a cualquier precio": "Eso es de cobardes, de mediocres". Así ha contestado cuando le han preguntado si su intención es seguir como presidente independientemente de los resultados que obtenga Ciudadanos en las elecciones generales.

En su opinión, su caso es distinto al de otros que llevan "toda la vida" en política y "no han trabajado nunca". "Nunca he tenido apego a mi sillón porque vengo de trabajar fuera de la política y no necesito estar en política para vivir ni para comer", ha manifestado.

ARRIMADAS ES UN "INCENTIVO" PARA VOTAR A Cs

Sobre la portavoz de Cs en el Congreso, Inés Arrimadas, Rivera ha destacado que "lo inteligente es rodearse de gente buena y válida" como ella y que juntos forman un "tándem", sin aclarar si le parecería buena idea que en un futuro le relevase al frente de la formación naranja.

"Yo también soy muy fan de Inés, por eso es la número dos y la número uno (en la candidatura al Congreso) por Barcelona", ha indicado, agregando que a él nunca le ha dado miedo rodearse de personas con "talento".

Además, considera que la presencia de Arrimadas en Ciudadanos es un "incentivo" para que la gente les vote. "No solo verme a mí en un gobierno y a Inés Arrimadas", sino "a mucha otra gente válida de la sociedad civil", ha apuntado.

En cualquier caso, ha insistido en que en este momento, al inicio de la precampaña, "lo último" en lo que piensa es "en el resultado electoral y en las consecuencias buenas o malas" que pueda tener. Ahora está centrado, según ha dicho, en movilizar a los electores y en "ir a por todas" en estos comicios.

"Yo soy un entusiasta" y "un optimista por naturaleza", ha asegurado, recordando todas las veces que se ha augurado el fracaso de Ciudadanos desde que nació en Cataluña y cómo las encuestas no adelantaron los buenos resultados que luego consiguió en las últimas elecciones autonómicas catalanas y andaluzas y en las generales de abril.

Lo que ha subrayado es la importancia de que el electorado de centro y quienes han votado anteriormente a Cs acudan de nuevo a las urnas. Según ha dicho, "el gran riesgo" para su partido no es que sus votantes escojan otras opciones políticas el 10 de noviembre, sino que se queden en casa.

"NO HAY UN CAMBIO DE ESTRATEGIA"

Sobre la posición de Ciudadanos, que ahora sí está dispuesto a pactar con presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, si no puede formar una mayoría alternativa con el PP, Rivera ha defendido que "no hay un cambio de estrategia" y que antes no había "ningún veto" al líder del PSOE.

Lo que ha ocurrido, a su juicio, es "un cambio de la sociedad española", que, "harta del bloqueo político" y ante la repetición de los comicios, lo que quiere es "que haya un gobierno, sea de izquierdas, de centro o de derechas".

"Nadie pide unas terceras elecciones", ha manifestado, insistiendo en que él no va a ser un "problema" para España. Por ello, si Sánchez vuelve a ser el único capaz de formar gobierno, Ciudadanos intentará ser "parte de la solución" facilitando su investidura a cambio de una serie de reformas.

Rivera ha dicho que siguen sin gustarle el candidato socialista, sus políticas y sus pactos con partidos nacionalistas, y por eso no va a compartir gobierno con él. "No voy a convertirme al sanchismo porque no creo que Sánchez sea un buen presidente. Pero urge poner en marcha el país, por mucho que no nos guste otro partido", ha explicado.

CRITICA LA "SOBERBIA" DE SÁNCHEZ

El presidente de la formación naranja ha afirmado que no va a "mentir" a los españoles "como hace Sánchez" diciendo que va a "bloquear el país a cualquier precio".

"Porque ni soy chulo, ni soy tan importante, quiero ser útil", ha indicado antes de criticar la "soberbia" del líder del PSOE por "no escuchar a la oposición, no pactar con sus socios (Podemos) y creerse por encima del bien y del mal".

Tras presumir de que Ciudadanos sabe "llegar a acuerdos con los que piensan distinto", como ha hecho en cuatro comunidades autónomas y más de 400 municipios, Rivera ha afirmado que "la mejor garantía de desbloqueo" tras las elecciones de noviembre es que no gane Sánchez.

NI PACTOS CON INDEPENDENTISTAS NI SUBIDAS DE IMPUESTOS

Eso sí, ha dejado claro que una condición que pone Cs al PSOE es que "rompa los acuerdos con los independentistas", para que estos dejen de "protagonizar la vida pública" en España.

En cuanto a la política económica, considera que el PSOE plantea "barbaridades", pero que si no tiene mayoría absoluta para gobernar, tendrá que ceder en algunos aspectos. "Si nos sentamos a negociar, no puede haber subidas de impuestos otra vez", ha recalcado, acusando también a este partido de prometer cosas "sabiendo que no las puede pagar".

Por último, sobre el papel que desempeñaría Vox para hacer posible un ejecutivo de coalición del PP y Ciudadanos, Rivera ha dicho que primero habrá que ver cuántos escaños logra la formación presidida por Santiago Abascal, pero que al final "tendrá que elegir" entre un gobierno del PP y Cs o uno del PSOE y Podemos.

Aunque se ha mostrado abierto a asumir aquellas propuestas de Vox que sean "aceptables", políticas "liberales, moderadas y sensatas", ha dado a entender que no querría compartir el Consejo de Ministros con representantes de este partido. "El gobierno tiene que ser lo más serio y estable posible", ha dicho.

Contador

Lo más leído en España