23 de agosto de 2019
2 de febrero de 2009

Rojo recibirá hoy al presidente de la Asamblea de la UEO, que se quejará por la salida de la representación española

Las Cortes decidieron en diciembre dejar de costear los desplazamientos de los parlamentarios españoles ante este organismo

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Senado, Javier Rojo, recibirá hoy al máximo representante de la Asamblea parlamentaria de la Unión Europea Occidental (UEO), el británico Robert Walter, quien le trasladará personalmente el malestar que ha ocasionado en el organismo la decisión de las Cortes españolas de prescindir de representación en esta institución.

Las Mesas del Congreso y el Senado ratificaron el pasado 15 de diciembre, en una reunión conjunta, el acuerdo que previamente había adoptado cada una de ellas para, a iniciativa del presidente de la Cámara Baja, José Bono, dejar de costear los desplazamientos de los miembros de la delegación española ante la Asamblea de la UEO para recortar gastos.

Según informaron a Europa Press fuentes parlamentarias, Rojo trasladará a Walter que se trata de un acuerdo adoptado por las Cortes que responde al "ajuste presupuestario" al que se están viendo abocadas las instituciones no sólo de España, sino de otros países, como consecuencia de la crisis financiera y económica internacional.

El Congreso y el Senado también desatendieron una petición posterior del Comité de Presidentes de la Asamblea de la UEO para celebrar una reunión en la Cámara Alta alegando que la delegación española en dicha institución fue suspendida en el marco de reajuste de gastos aprobado por las Cortes Generales.

Walter ya trasladó personalmente sus quejas al ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, durante una comparecencia de éste ante la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa --a la que pertenecen muchos de los miembros de la Asamblea de la UEO-- el miércoles pasado.

En esa sesión, Walter se dijo "avergonzado" por la decisión de retirar la financiación a la delegación española y Moratinos le contestó que se trata de una decisión adoptada "libremente" por las Cortes, por lo que el Ejecutivo español no puede "influir" en ella, aunque se comprometió a trasladar esta "preocupación" a los miembros del Congreso y del Senado.

UNICO FORO PARA LA SEGURIDAD Y DEFENSA

El parlamentario del Grupo del Partido Popular Europeo, Pedro Agramunt, reconoció ante Moratinos sentir también cierto "sonrojo" por esta situación, al considerar que "supone un cierto ridículo" para España, primer Estado miembro de la UEO que ha adoptado una decisión así, coincidiendo además con su presidencia del Consejo de Europa y la proximidad de su presidencia de la UE en el primer semestre de 2010.

Agramunt subrayó que esta decisión supone la violación por parte de España del Tratado de Bruselas por el que se adhirió a la organización en 1990, además de dejar al país sin posibilidad de ejercer un control parlamentario sobre asuntos que conciernen a la seguridad y defensa europeas.

Se refería así a que la Asamblea de la UEO representa todavía el único foro europeo que reúne a los parlamentarios nacionales de forma regular para trabajar y supervisar colectivamente la política europea de seguridad y defensa.

Las quejas expresadas por Walter se suman a las cartas que envió a Bono el anterior presidente de la Asamblea, el francés Jean-Pierre Masseret, quien advirtió al presidente del Congreso de que España está "obligada a hacer frente a sus obligaciones legales" con respecto al Tratado por el que se adhirió a la organización en 1990, incluida "su participación en la Asamblea parlamentaria tal y como está mencionado" en el artículo IX de ese texto.

El Tratado de Lisboa, pendiente aún de completar su ratificación tras el rechazo de Irlanda en referéndum, establece que "la UE elaborará, junto con la Unión Europea Occidental, acuerdos de cooperación más intensa entre sí". Algunos interpretan que esto equivale a que será absorbida por la UE, aunque esta decisión aún no está oficialmente adoptada.

La UEO es una organización europea de cooperación para la defensa y la seguridad fundada en 1948 por el Tratado de Bruselas. Está constituida por 28 países, miembros de la UE junto a otros países europeos socios de la OTAN, como Noruega, Islandia y Turquía.