17 de octubre de 2019
22 de enero de 2009

Rosa Aguilar acusa a CCAA de "insolidarias" y avisa que pueden provocar un plante de los municipios por gastos impropios

Pide un pacto institucional y político para un nuevo modelo de Estado que defina el marco competencial y que fije recursos financieros

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Córdoba y vicepresidenta de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Rosa Aguilar, acusó hoy a las Comunidades Autónomas de mantener una postura "intransigente e insolidaria" con los ayuntamientos, y advirtió de que pueden provocar un "plante" de los municipios por los gastos impropios, "que ascienden al 35 por ciento" de su presupuesto.

"La posición municipal es unánime y decidida. Espero que las CCAA, con su postura intransigente e insolidaria, no provoquen un plante de los ayuntamientos en lo que se refiere a los gastos impropios, que ascienden al 35 por ciento del presupuesto municipal, y a través de los cuales se atienden problemas, necesidades de los ciudadanos, para los que las CCAA tienen las competencias y los recursos financieros", subrayó durante su intervención en un Desayuno Informativo del Fórum Europa.

En esta línea, reclamó un nuevo modelo de Estado que defina el marco competencial "con claridad", en base al principio de subsidiariedad, que fije los recursos financieros en base al principio de suficiencia, poniendo "punto y final a la situación actual, en la que los Ayuntamientos gastan el 35 por ciento de sus recursos en dar respuesta a problemas para los que no tienen competencias, y que pertenecen a las CCAA".

Aguilar reclamó un modelo de Estado "consecuencia de un pacto institucional y político", que genere mejores situaciones a los ciudadanos y que reconozca el papel de cada una de las administraciones. Pidió, además, que desde "el diálogo, el acuerdo y la lealtad", se defina el nuevo marco institucional, siendo con él "más eficaces para el conjunto de la sociedad", y recalcó que los ayuntamientos "no van a aceptar que quede para otro momento lo local".

FINANCIACIÓN LOCAL

Por otro lado, planteó que hoy que se habla de financiación autonómica y el Gobierno ha puesto sobre la mesa 7.000 millones de euros, los municipios quieren, desde la "simultaneidad" en el proceso, que se hable de financiación local, porque "si compleja es la financiación autonómica, la local no puede aguantar más".

Así, propuso un nuevo modelo de financiación local al Gobierno central, y leyes de las CCAA de financiación de las corporaciones locales basadas en la suficiencia financiera, junto a un Estatuto de Autonomía Local que defina competencias desde el principio de "proximidad a la ciudadanía".

"Para ello es necesario un espacio para el diálogo, que en lo económico ya está inventado y es el Consejo de Política Fiscal y Financiera, y de ahí la reivindicación permanente de los ayuntamientos de pertenecer a él. Igual que las CCAA piden multilateralidad, deben ser coherentes en el ámbito autonómico y no oponerse a la presencia en el Consejo de los Ayuntamientos, porque eso también es multilateralidad y allí tendrían que estar las tres administraciones que conforman el Estado", argumentó.

A su juicio, en lo competencial también el diálogo es "obligado", y apuntó que también hay un órgano que ya existe, la Comisión Nacional de Administraciones Públicas. Por eso, señaló que una vez que ya existen los espacios de trabajo, la obligación es abordar cuestiones fundamentales para la vida de la ciudad, y añadió que ahora lo que hace falta es "voluntad política, de la que hasta ahora han carecido las CCAA". Por eso, puntualizó, exigen ahora un "compromiso expreso y concreto en contenido, cuantía y tiempo".

SEGUNDA DESCENTRALIZACIÓN

Sobre la situación económica, aseguró que los ayuntamientos quieren ser uno de los "pilares" sobre los que se construya la salida a la crisis global, porque "desde donde mejor se responde a lo global es desde lo local". Afirmó que los tiempos de crisis son periodos para el cambio, y por eso los Ayuntamientos "quieren estar en primera línea para construir futuro".

Este futuro se podrá construir, según dijo, con un nuevo modelo económico, de crecimiento sostenible, y con un nuevo modelo de Estado que reordene el sistema institucional de forma que los recursos públicos se empleen con una mayor rentabilidad y que contemple necesariamente la "segunda descentralización, que aún está pendiente después de treinta años de ayuntamientos democráticos".

Para Aguilar, hoy hay una administración central con menos competencias y recursos, y unas CCAA con más de ambas cosas, que "desgraciadamente se han constituido en 17 nuevos centralismos". Ante esto, a los ayuntamientos se les "transfieren los problemas, pero no los recursos ni las competencias". "Algunas CCAA, como la de Madrid, quieren constituirse casi en el único poder y se dedican de forma habitual a echar pulsos al Gobierno de España en aquellos temas en los que no está de acuerdo, confundiendo la política de la institución con la partidaria", resaltó.

Según dijo, el nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es un "nuevo referente" para su país y para todo el mundo, pero explicó que aún reconociendo que la influencia estadounidense es "determinante" en todos los ámbitos, Obama "no puede ser el presidente de todos los Estados, y los Gobiernos han de tomar medidas, dialogar, acordar y generar confianza en la ciudadanía".

PIDE MÁS DIÁLOGO AL GOBIERNO

En su opinión, ahora es el "tiempo de la política y hay que hacerla desde la cooperación y la coordinación institucional, para alcanzar así los objetivos compartidos, con diálogo social, consenso y concertación". Añadió que es "momento de grandes acuerdos entre fuerzas políticas y de agentes sociales con las instituciones, se trata de comprender el valor del diálogo y el consenso por encima de cualquier otro interés".

Planteó un "cambio radical en el ejercicio de la política que exige responsabilidad" y le pidió al Gobierno "más diálogo y que busque acuerdos para generar confianza", al tiempo que reivindicó la necesidad para España de "una actitud y una política distinta del PP, que demuestra cómo no se debe hacer oposición, oponiéndose sistemáticamente y sin ser constructivo".

Se mostró convencida de que las fuerzas políticas cobran credibilidad y generan confianza cuando los ciudadanos saben que "con el acuerdo, el diálogo y la lealtad pueden ofrecer soluciones". Finalmente, destacó el papel fundamental de las ciudades, porque el "rostro humano de la crisis habita en ellas", y reivindicó "más ciudad y más Europa". "Los ciudadanos no saben de quien es la competencia y lo que quieren son respuestas, y por eso es importante el diálogo y la coordinación", sentenció.