La Sala del 61 resolverá la recusación de Marchena y el resto de magistrados del 'procés' y no se llamará a Cosidó

Se descarta rechazar el asunto de plano, pese a haberlo solicitado así la Fiscalía

3 de diciembre de 2018

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El instructor del expediente de recusación presentado por ocho de los procesados en la causa por rebelión en el Tribunal Supremo contra el presidente del tribunal que les juzgará, Manuel Marchena, y el resto de miembros de esta Sala ha dictado hoy un auto en el que acuerda remitir las actuaciones a la denominada Sala del 61 de este órgano, que será la que en última instancia decida si aparta o no a estos jueces.

El magistrado Vicente Magro, en funciones de instructor de este incidente proecsal, deniega la práctica de las pruebas planteadas por los recusantes, aduciendo que "no son necesarias para la resolución del incidente".

Entre las pruebas solicitadas destacaba la declaración del portavoz del PP en el Senado Ignacio Cosidó, a quien' se atribuye la autoría de unos mensajes de 'watsapp' que según Junqueras, los exconsejeros en prisión Raül Romeva, Josep Rull y Jordi Turull; los expresidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y la exmiembro de la Mesa de esta cámara Anna Simó evidenciarían la falta de imparcialidad de Marchena en este asunto.

Con esta decisión se rechaza la posibilidad de rechazar de plano las recusaciones, tal y como había solicitado la Fiscalía. En los próximos días el asunto será resuelto en los próximos días por la Sala Especial del artículo 61 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), que integran el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, los presidentes de cada una de las cinco salas de este órganoy el magistrado más antiguo y el más moderno de cada una de ellas.

TRAS LOS MENSAJES DE COSIDÓ

Las recusaciones se presentaron tras la revelación del contenido de un mensaje que el portavoz del PP en el Senado remitió a un grupo de chat de su grupo parlamentario afirmando que con la elección de éste como presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) permitiría controlar "desde atrás" a la Sala que enjuiciará el caso por el 'procés' insdependentista en Cataluña.

El abogado de estos tres acusados, Jordi Pina, afirmaba en el incidente de recusación que de este 'whatsapp' enviado a los senadores 'populares' y de varias noticias publicadas, se deduce que Marchena "habría prestado inicialmente su conformidad" al pacto alcanzado para el PP y PSOE para que fuese elegido como el próximo máximo representante del Poder Judicial".

"De ser cierto su contenido, pondría en clara evidencia la inequívoca coincidencia de intereses entre el señor magistrado y el Partido Popular, hasta el punto de haberse acordado su presidencia para que actuase como correa de transmisión de los designios de dicha formación política en el Consejo General del Poder Judicial y como medio de control en la sombra de la Sala Segunda del Tribunal Supremo", explicaba el escrito.

Por el contrario, la presentación de recusaciones fue calificada por Marchena en su escrito de alegaciones a este incidente procesal como "una estrategia defensiva" que obliga a ese tribunal a "razonar su distanciamiento respecto del objeto del proceso". En su caso, Marchen aduce que no puede aceptarlas y recuerda que el mensaje telemático sobre el que se sustentan procede de una tercera persona.

"La imparcialidad de un magistrado ha de vincularse a sus propios actos o resoluciones -subrayaba Marchena en su escrito-. No puede hacerse depender de la opinión de terceros que expresan su personal criterio acerca de las consecuencias políticas de un determinado pacto entre dos fuerzas parlamentarias".

Contador

Últimas noticias