22 de octubre de 2019
  • Lunes, 21 de Octubre
  • 4 de junio de 2008

    Sánchez Gordillo pide la salida inmediata de IU de la FAMP y FEMP y cifra en 10.000 millones la deuda con los municipios

    SEVILLA, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El dirigente de CUT-BAI y diputado por Sevilla en el Parlamento andaluz, Juan Manuel Sánchez Gordillo, afirmó hoy que su formación es partidaria de "abandonar inmediatamente" las federaciones andaluza y española de municipios y provincias, la FEMP y la FAMP, ya que "tras 28 años de inutilidad y plegamiento a los intereses de los gobiernos de turno, creer en ellas es como creer en los Reyes Magos". Además, cifró en 10.000 millones la deuda de las administraciones central y autonómica con los consistorios por la falta de financiación.

    En declaraciones a Europa Press, Sánchez Gordillo se mostró contrario a esperar a la aprobación de los presupuestos del año 2009 para comprobar si en ellos se resuelve la falta de financiación local, a pesar de que esta ha sido la decisión defendida hoy por el coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, tras la reunión con alcaldes y cargos municipales de la federación de izquierdas, para estudiar actuaciones de presión en favor del Pacto Local Andaluz.

    El líder de CUT-BAI informó de que el próximo 19 de junio habrá un nuevo encuentro de este tipo en el Parlamento, en el que los alcaldes de IU "ya traerán una posición concreta sobre la salida inmediata de la FAMP", ya que, en la reunión de hoy "unos decían que había que esperar a que lo viera la Ejecutiva y consultar con los consistorios", por lo que finalmente se esperará.

    En cuanto a la "deuda histórica" que Junta y Estado mantendrían con los gobiernos locales, a cuenta de los servicios 'ajenos' que éstos estarían prestando en sustitución de otras administraciones, Sánchez Gordillo la cifró en 10.000 millones de euros "por todos estos años".

    Por último, indicó que "ni al PP ni al PSOE le interesa resolver la situación de los ayuntamientos, que en algunos casos no pueden pagar ni a los funcionarios, porque no quieren que los entes locales sean fuertes", ya que "es aquí donde se puede demostrar que es posible una política diferente". De hecho, recordó que "han tenido tiempo para resolver la ruina de los consistorios y no lo han hecho; aquí sobran las palabras y faltan hechos concretos".