28 de noviembre de 2020
13 de junio de 2007

Sanz dice que no será "obstáculo" para un pacto con el PSN, pero que la presidencia es "irrenunciable"

Sanz dice que no será "obstáculo" para un pacto con el PSN, pero que la presidencia es "irrenunciable"

PAMPLONA, 13 Jun. (OTR/PRESS) -

Miguel Sanz no quiere ser un obstáculo para que UPN y PSN lleguen a un acuerdo de Gobierno en Navarra. "Ya dije la misma noche electoral que yo no sería un obstáculo alguno y que mi posición está al lado del interés general", afirmó hoy Sanz. Una declaración de intenciones que no debe entenderse como una vía libre a un gobierno presidido por el candidato socialista Fernando Puras, ya que el hasta ahora presidente de la comunidad foral señala que para UPN la presidencia sigue siendo "irrenunciable", y lo que quiere dejar claro es que no es indispensable que sea él quien ocupe el cargo. Y mientras Sanz plantea su disposición para quitarse de en medio, PSN y Na-Bai se reunieron para avanzar en la configuración de "un gobierno de progreso", algo que según el propio Puras y el cabeza de lista de los nacionalistas, Patxi Zabaleta, está cada vez "más cerca".

Sanz quiso comparecer ante los medios de comunicación para dejar clara su postura ante el futuro incierto que se avecina en Navarra. "Miguel Sanz estará donde más convenga a los intereses de Navarra", afirmó el líder de UPN refiriéndose a sí mismo en tercera persona. En su intervención Sanz vino a ratificar sin ningún tipo de novedad la oferta que ya le hizo a Puras. Una oferta que deja a los socialistas dos posibilidades: un gobierno de coalición o un gobierno en minoría de UPN con pacto institucional, en ambos casos presididos por UPN.

Esto último es "irrenunciable". Así, el presidente de UPN señaló que tras los resultados del 27-M sólo hay dos caminos, o llegar algún acuerdo con UPN con presidencia para el partido mayoritario o un pacto con Nafarroa Bai e IUN. "PSN no es alternativa por sí solo; puede jugar de bisagra", apuntó Sanz que como novedad si que introdujo su disposición de dejar de ser presidente de Navarra si esto posibilita el acuerdo entre los dos partidos que creen en la Constitución.

"No seré un obstáculo", afirmó Sanz que aseguró que siempre estará "al lado del interés general" ya que no tiene la ambición de poder "que algunos quieren transmitir". "Si alguien pretende transmitir la idea de que Sanz se aferra al sillón se engaña", sentenció. Todo lo contrario que Puras, que parece que sólo busca ser presidente, algo a lo que ya anunció que UPN se opondrá con sus votos. "Los 140.000 navarros que nos han otorgado su confianza y que representan cerca del 43 por ciento, no nos han otorgado su confianza para que hagamos presidente ni a Puras ni a Zabaleta y no lo vamos a hacer", sentenció.

PSN Y NA-BAI SIGUEN A LO SUYO

Pero la oposición de la fuerza más votada, puede no ser obstáculo para que finalmente Puras se convierta en presidente. En ello están Na-Bai y UPN que hoy volvieron a reunirse para intentar llegar a un acuerdo y formar un tripartito junto a IUN que desbanque de la presidencia a Sanz.

Tras este encuentro, Puras reconoció que la línea de trabajo con los nacionalistas se "quebró" tras la decisión del PSN de no apoyarles en el Ayuntamiento de Pamplona para no votar junto a ANV, pero aseguró que ese asunto está ya superado. En todo caso, Puras quiso dejar claro que todas las hipótesis siguen abiertas, aunque matizó que la postura invariable de UPN dificulta mucho las conversaciones. "Es mejor sentarse a conversar con una disposición más abierta", apuntó.

Por su parte, Zabaleta señaló que "si hay acuerdo de programa habrá acuerdo de progreso" y auguró que, aunque las conversaciones con los socialistas no han avanzado "ostensiblemente", el acuerdo está "más cerca sin duda ninguna que ayer porque vamos avanzando en la negociación de los programas". Además el cabeza de lista para el Parlamento de Na-Bai anunció que "tendrá" que haber reuniones a tres con el líder de IUN Ion Erro.