30 de noviembre de 2020
8 de abril de 2006

Savater considera que la mesa de partidos es "una contrapartida" al alto el fuego de ETA

Savater considera que la mesa de partidos es "una contrapartida" al alto el fuego de ETA

SAN SEBASTIÁN, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El filósofo donostiarra y miembro de la plataforma Basta Ya, Fernando Savater, consideró hoy que la mesa de partidos que quiere impulsar el lehendakari, Juan José Ibarretxe, en una "contrapartida política" al alto el fuego decretado por ETA. A su juicio, ya existe un Parlamento donde "cualquier persona puede defender sus ideas sean cuales fueran simplemente con rechazar la violencia y el terrorismo".

Savater realizó estas declaraciones en San Sebastián en el transcurso de una acto que Basta Ya, en el que se procedió a la lectura de un manifiesto para reclamar "unidad constitucional" para "acabar con ETA", así como una convocatoria oficial del Pacto por la Libertades y contra el Terrorismo. Además, exigió que las formaciones "se comprometan a no participar en ningún ente extraparlamentario como podría ser una mesa de partidos".

Unas 200 personas se reunieron en el acto de la Plaza de Guipúzcoa donostiarra entre las que se contaban la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundua; el alcalde de Ermua, Carlos Totorika (PSE); la eurodiputada socialista Rosa Díez, el escultor Agustín Ibarrola; el profesor Carlos Martínez Gorriarán, el criminólogo Antonio Beristain; el miembro de Covite, Javier Urquizu, y la viuda del concejal de UCD asesinado por ETA Ramón Baglieto y edil en el Ayuntamiento de Azkoitia, Pilar Elías.

Savater subrayó, en su intervención, que "no es lo mismo alto el fuego que paz", ya que "aquí no había guerra, sino asesinos matando gente", aunque calificó de "excelente" la actual situación de que "no necesita ser recompensada ni pagada". "Sería triste tener que hacer reconocimientos a que unas personas dejen de tener comportamientos bárbaros", agregó.

Asimismo, consideró que "las contrapartidas políticas ya se están pidiendo" como son "la abolición del pacto por las libertades y contra el terrorismo y la derogación de la Ley de Partidos". Según dijo, esta Ley "no gusta a aquellos contra quienes fue pensada, los que quieren tener un pie en el Parlamento y otro pie en la calle con una capucha puesta".

En la misma línea, se mostró "encantado" de que Batasuna regresase a las instituciones porque "nada sería mejor ni daría mejor impresión que constatar que las personas que apoyaron a los violentos reconocen que se equivocaron y, sin cambiar sus ideas ni proyectos, pueden entrar en el Parlamento".

"RECONQUISTAR LAS LIBERTADES"

Fernando Savater insistió en que "el único punto de partida para "reconquistar las libertades es la Constitución", que, en su opinión, "no ha tenido nunca una oportunidad de ejercerse en libertad en el País Vasco, desde el comienzo de la transición democrática", ya que "la violencia lo ha impedido permanentemente"

Según aseguró, a partir de la Constitución, "se puede, si lo demanda la gente, pensar en modificaciones del Estatuto", pero no "a partir de cero ni de una puesta entre paréntesis de la legalidad para dar gusto a los que han luchado contra ella, sino a partir del convencimiento de que la Constitución es lo que hemos estado defendiendo contra los violentos".

De este modo, aseguró que "la voz la tiene la sociedad vasca" y que "los ciudadanos vascos tienen derecho a decidir aunque no solos porque no somos una tribu perdida. Para Savater, deben ser "parte de un Estado democrático y con los ciudadanos españoles".

"No vamos dar una oportunidad a los violentos de transformar el país como ellos quieren sino que vamos a dar una oportunidad a la España democrática de transformar el País Vasco como queremos nosotros", insistió.

Por último, abogó por "no dejar que sean los políticos en secreto los que cocinen un plato que luego tenemos que comernos todos obligadamente". "Tenemos mucha tarea por delante pero las cosas comienzan a ir bien, el alto el fuego ha sido una conquista nuestra y ojalá que dentro de cinco o seis hayamos conseguido todo lo que aun nos queda por conquistar", concluyó.