18 de febrero de 2020
24 de mayo de 2008

El tripartito vasco aprobará en los próximos días un proyecto de ley que regulará la consulta

MADRID, 24 May. (OTR/PRESS) -

Aunque sin haber llegado a un acuerdo con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el lehendakari, Juan José Ibarretxe, está dispuesto a realizar la consulta prevista en su 'hoja de ruta' que pretende instaurar un nuevo marco político en Euskadi en base a la voluntad de la ciudadanía. El Gobierno vasco aprobará en los próximos días el proyecto de ley que regulará dicha consulta y en el que se recogerán las preguntas que se harán a los ciudadanos, después de que el texto sea refrendado por la Cámara vasca en el pleno que celebrará el próximo 27 de junio. El presidente de EA, Unai Ziarreta, no duda de que la iniciativa saldrá adelante, ya que "se va a plantear en unos términos que busquen acuerdos más amplios", entre todos los partidos representados en el Parlamento vitoriano.

Acogiéndose al artículo 9.2 del Estatuto de Gernika que establece que los poderes públicos vascos "en el ámbito de su competencia, facilitarán la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social del País Vasco", el Gobierno vasco aprobará en breve y en consejo de gobierno extraordinario, un proyecto de ley que dará soporte jurídico a la consulta a la ciudadanía promovida por Ibarretxe en su 'hoja de ruta'.

El texto recogerá la pregunta o preguntas a las que deberán responder los vascos en el referéndum que, previsiblemente se celebrará el 25 de octubre, siempre que la Cámara vasca lo refrende en su sesión plenaria del próximo 27 de junio. Así, los miembros del tripartito -PNV, EA y EB- que actualmente gobierna el Ejecutivo vasco, se encuentran redactando las cuestiones a las que la ciudadanía deberá mostrar su opinión en otoño.

Fuentes del Gobierno vasco señalaron que trabajan "en todo este asunto con tranquilidad y normalidad", y que vienen "preparando un posible escenario desde que se perfiló que el Gobierno central y Zapatero le iba a decir al lehendakari que no, una vez más".

RECHAZO A LA VIOLENCIA

Al parecer, la intención de condicionar cualquier acuerdo a la condena a ETA que se expresaría en esa consulta "ya fue expresado por el lehendakari en el debate de política general de septiembre del año pasado, sobre las bases, una ética y otra democrática, en las que se basaría la consulta, cuyo compromiso ético incluía un rechazo a la violencia".

Si el PCTV apoyara la consulta en el pleno del 27 de junio "no pasaría nada diferente a cuando el PSE suscribe proposiciones no de ley con PCTV firmadas en contra del Gobierno vasco", y así, desde el Ejecutivo autonómico mostraron su "cansancio" de que "cuando el PCTV firma cualquier cuestión con los partidos del gobierno", sea "un baldón moral terrible" mientras que cuando lo hace con el PSE "es un signo de normalidad".

Sobre la viabilidad del proyecto de ley se expresó hoy el presidente de EA durante una rueda de prensa en la que compareció con el ex lehendakari y fundador de la formación independentista, Karlos Garaikoetxea. Ziarreta aseguró que se planteará "en unos términos que busquen acuerdos más amplios" entre todos los partidos y que las preguntas no van a ser "realmente como se ha apuntado en algunos medios de comunicación".

La consulta "va a constar de dos preguntas". La primera, se referirá al "principio ético de rechazo a la violencia y salida dialogada siempre que ETA muestre bien a las claras su voluntad de dejar las armas". La segunda consistirá en "un principio democrático con el fin de que todas las opciones políticas puedan ser defendidas en igualdad de condiciones".

SE BUSCARÁ EL APOYO DE PSE Y PCTV

Según Ziarreta, el tripartito buscará "el apoyo de PCTV y también del PSE", ya que "si se sucribe un principio ético del tenor del Congreso y un principio democrático igual que Loyola" y "si las cosas discurren con normalidad y se sacan del debate partidista estéril" el líder de EA no ve "por qué el PSE no puede prestar su apoyo desde un punto de vista racional".

Pero ese apoyo parece difícil, si se tienen en cuenta las declaraciones del secretario de Organización y portavoz de los socialistas vascos, Rodolfo Ares, que según apuntó, "por mucho que el Gobierno vasco se empeñe en sacar adelante una propuesta de consulta, ellos saben y la inmensa mayoría de la ciudadanía vasca sabe" que el Ejecutivo autonómico "no es competente para hacer este tipo de consultas".

No obstante, Ares abogó por "esperar a ver cómo se concreta la cuestión de las preguntas de la consulta, porque el lehendakari se comprometió a una hoja de ruta que, por ahora es lo que conocemos oficialmente". Y hasta entonces, los socialistas vascos seguirán defendiendo lo que han dicho "siempre". En definitiva, que "lo que hace falta en Euskadi es diálogo y acuerdos entre diferentes, para tramitarlos respetando las reglas del juego y para después ser sometidos a ratificación de la ciudadanía en referéndum".

Por su parte, el secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio, cree que el proyecto de ley pretende "disfrazar lo que hay detrás" de las intenciones de Ibarretxe, es decir, "los pasos en relación con la independencia y la ruptura". El dirigente popular vasco consideró hoy que "el tripartito, con Ibarretxe a la cabeza, está instalado en una obsesión permanente en relación con la consulta", aunque, "sobre todo, desde el PNV que es quien controla todo esto, no saben cómo gestionar este momento político".

IBARRETXE BUSCA EL "NO" DEL PARLAMENTO

Todavía más retorcido es el planteamiento de la parlamentaria vasca del PCTV Nekane Erauskin, que cree que el lehendakari busca la negativa del Parlamento vasco a la consulta a la ciudadanía, para "salir como víctimas y decir: 'es que como no nos dejan hacer la consulta, pues es que no la podemos hacer y liego vamos a las elecciones a ver si obtenemos un nuevo rédito electoral como pasó en el 2001, aquí todos son malísimos y nosotros somos los únicos buenos".

Lo cierto es que habrá que esperar a la formulación de las preguntas y de todo el proyecto de ley que saldrá a la luz la próxima semana, para conocer los apoyos de los que dispondrá el lehendakari en el primer paso de su camino para reforzar el autogobierno vasco.