22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • 25 de noviembre de 2018

    El Supremo confía en que la recusación de Marchena se resuelva sin alterar plazos del juicio del 'procés'

    Se da por hecho que el intento de apartar a Marchena llegará a la Sala del 61 del Tribunal Supremo

    El Supremo confía en que la recusación de Marchena se resuelva sin alterar plazos del juicio del 'procés'
    EDUARDO PARRA - EUROPA PRESS

    MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El tribunal que juzgará en el Tribunal Supremo al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y a otros 17 procesados por rebelión o desobediencia por el 'procés' independentista en Cataluña confía en que las recusaciones presentadas contra su presidente, Manuel Marchena, tras la polémica de los 'whatsapp' de Ignacio Cosidó, estén resueltas a tiempo para no alterar demasiado los plazos que se habían previsto para el inicio y desarrollo de la vista.

    Así lo han señalado fuentes de la Sala a Europa Press, que admiten no obstante que la resolución de este incidente procesal podría "ralentizar" el arranque de la vista oral. Se da por hecho además que, lejos de inadmitirlos de plano, los intentos de las defensas de apartar del juicio a Marchena acabarán siendo estudiados a fondo por la Sala Especial del artículo 61 en las próximas semanas.

    Por el momento, la Sala de lo Penal ha abierto procedimiento de recusación y el pasado jueves dio 3 días a las partes para que se pronunciaran. Tanto la Fiscalía como Vox, que previsiblemente se opondrán a que Marchena sea apartado, tienen previsto informar al respecto este próximo lunes.

    La recusación ha sido solicitada por Junqueras, los exconsejeros en prisión Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull y por los líderes de Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente. A ellos se ha adherido la defensa de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y la exmiembro de la Mesa de esta Cámara Anna Simó.

    Todos ellos presentaron sus escritos de recusación un día después de que se publicasen los mensajes de Whatsapp que envió el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, asegurando que la elección del presidente de lo Penal del Supremo, Manuel Marchena, como próximo presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) permitiría controlar "desde atrás" la Sala de lo Penal.

    El magistrado anunció un día después que renunciaba a optar al puesto y la polémica llegó a tal punto que el proceso de renovación del Poder Judicial en las cámaras parlamentarias quedó cancelado. Para los procesados por rebelión, los mensajes evidencian el control político que PP y PSOE ejercen sobre el magistrado y el propio tribunal.

    VISTA PREVIA A MEDIADOS DE DICIEMBRE

    Una vez se confirmó que Marchena seguiría al frente del caso se alejó la posibilidad que ya se daba por sentada de que el juicio pudiera retrasarse y por el momento se mantienen los plazos previstos, según las mismas fuentes. Estos plazos pasan por la celebración a mediados de diciembre del denominado "artículo de previo pronunciamiento" (cuestiones previa) en la que las defensas utilizarán su último cartucho legal par evitar que el juicio se celebre en el Supremo, para llegar al inicio de la vista en sí tras el paréntesis de Navidad.

    Una vez que concluya el plazo dado el jueves y se conozca la postura de Fiscalía, Abogacía del Estado, Vox y el resto del partes, la Sala de Penal nombrará a un magistrado instructor del incidente de recusación. Este instructor decidirá si el asunto se rechaza de plano o se eleva como parece probable a la citada Sala del 61, a cuyo frente está el presidente del Supremo, Carlos Lesmes.