22 de octubre de 2019
25 de enero de 2009

El TS rebaja 7 años la condena a un maltratador que llevaba una 'estadística sexual" de los abusos a su esposa

Reduce la pena a 1 año de cárcel por violencia psíquica porque sólo contó con el testimonio de la mujer para juzgar las violaciones

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo ha absuelto de un delito continuado de abuso sexual a un profesor que había sido condenado a 7 años de cárcel por violaciones reiteradas a su esposa entre 1988 y 2003, de las que llevaba incluso una 'estadística sexual' en la que incluía la frecuencia de los encuentros y sus eyaculaciones. El alto tribunal considera que el testimonio de la mujer no es suficiente para condenarle, si bien le impone 1 año de cárcel por violencia psíquica.

El relato de hechos probados de la sentencia, dictada por la Audiencia Provincial de Huelva contra Joaquín R.S, señala toda una odisea vivida por la esposa, que fue sometida a una relación que el tribunal califica "de humillación y dependencia", desarrollando el procesado "hábitos de menosprecio" hacia la mujer en los que incluía a los dos hijos de ambos, ante los cuales la calificaba de "mala madre" e "inútil".

El hombre, de carácter "dominante y absorbente", según la sentencia, controlaba las relaciones de su esposa con familiares y amigos, la insultaba de forma reiterada y "poco a poco fue minando su autoestima", según detalla el tribunal.

Además, le impuso un control exhaustivo de gastos -debía rendir cuenta hasta de la compra diaria del pan-, y los contabilizaba en agendas en las que añadió la cuenta de los encuentros sexuales que mantenía, las veces que él eyaculaba y los orgasmos de su mujer, lo que "le servía para recriminarle los descensos de frecuencia".

"M. rechazaba el elevado numero de relaciones sexuales que se veía obligada a mantener con el procesado -según la sentencia-, y que éste anotaba en agendas: 130 en 1996, 312 en 1997, 228 en 1998, 199 en 1999, 257 en 2000....", señala la sentencia de la Audiencia de Huelva.

El crudo relato de hechos narra encuentros sexuales forzados y abusos como la obligación de realizarle felaciones si quería salir con una amiga. La mujer sufrió una grave depresión, por la que precisó tratamiento psiquiátrico, presentaba daños físicos de caracter psicosomático e incluso llegó a intentar suicidarse con antidepresivos. Finalmente, se separó de su esposo en 2003.

TESTIMONIO INSUFICIENTE.

Pese a la brutalidad del relato, el Tribunal Supremo acoge el recurso del profesor y le absuelve de la pena de abusos sexuales continuados al entender que "el solo relato de la denunciante no es elemento de prueba lo bastante eficaz para dar por cierta la existencia de acciones violentas o intimidatorias como medio de obtener el acceso sexual".

La sentencia del alto tribunal, de la que ha sido ponente el magistrado Perfecto Andrés Ibáñez, señala que Joaquín "tiene razón cuando reprocha a la Audiencia de Huelva haber construido los hechos probados con infracción de la presunción de inocencia". Todo ello, "no porque se dude por principio de la autenticidad del testimonio de la mujer", sino porque "es la culpabilidad lo que ha de probarse, y la condena no puede contar con un puro acto de fe como fundamento".

El Supremo confirma, no obstante, la condena de 1 año de cárcel por violencia psíquica impuesta al profesor porque en este caso se pudo contar con las manifestaciones de al menos seis testigos, incluida una hija del matrimonio, así como de las del psiquiatra que trató a la mujer.

Además, se ha tenido en cuenta que "la mejora en el estado depresivo diagnosticado a la afectada experimentase una patente mejoría, precisamente, en el momento del cese de la convivencia", concluye la sentencia del Supremo.