29 de mayo de 2020
17 de marzo de 2008

Urkullu dice que si Zapatero tiene "verdadera voluntad" de acuerdo, los plazos de la hoja de ruta "podrían considerarse"

Condiciona el apoyo a la investidura de Zapatero a que el PSOE tenga en cuenta la posición del PNV sobre autogobierno

BILBAO, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, aseguró hoy que, "si hay verdadera voluntad" por parte del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de lograr un acuerdo con el lehendakari, Juan José Ibarretxe, los plazos que marca la 'hoja de ruta' presentada en septiembre "pueden tenerse en consideración".

En una entrevista en ETB, recogida por Europa Press, en referencia los resultados de las elecciones generales, advirtió de que la sociedad vasca no era "radicalmente nacionalista" cuando Ibarretxe venció en las autonómicas del año 2001, "ni ahora tampoco, por arte de magia, las cosas han cambiado de la noche a la mañana y la sociedad es antinacionalista". A su juicio, la sociedad en Euskadi es "mayoritariamente nacionalista" pero también exige "respuesta a las situaciones diarias".

Sobre la 'hoja de ruta', una propuesta "institucional" presentada por el lehendakari en septiembre en el Parlamento vasco, señaló que la formación jeltzale "de la mano" de Ibarretxe abordan la situación actual tras los comicios del domingo "como una oportunidad de buscar un acuerdo político".

"Ha sido el lehendakari el que ha dicho hasta la fecha que, si hay verdadera voluntad, también los plazos pueden tenerse en consideración", recordó Urkullu.

En este sentido, incidió en que "el primero de los pasos" consiste en "profundizar en una negociación" entre el lehendakari y el presidente del Gobierno, porque "hay tiempo para ello si se quiere".

Asimismo, explicó que esta negociación debe darse "más allá del enredo en el que se nos quiere inmiscuir a toda la sociedad vasca y a los partidos políticos, en cuanto a la consulta, el referéndum y su validez jurídica".

DERECHO AUTODETERMINACION

El dirigente jeltzale dijo que "en absoluto" la 'hoja de ruta' y el derecho a decidir suponen confrontación, y reiteró que este derecho es "algo propio e innato en el PNV", previsto en su última ponencia política y formulado en el Parlamento vasco desde el año 1990.

"¿Por qué no se va a poder hacer dentro de la Constitución? ¿Qué es de lo que estuvimos hablando el PSE, PNV y Batasuna, en orden a lo que es la solución a un problema político, para que luego tenga su propio encaje en el ordenamiento jurídico? De esto hemos hablado hasta la saciedad en Loiola y en otras conversaciones bilaterales que hemos mantenidos unos y otros", aseguró.

Además, manifestó su convencimiento de que la Constitución no es "inmutable" si hay "voluntad para profundizar en un autogobierno adecuado a lo que es el siglo XXI" porque no se debe "poner puertas al campo".

En cuanto al rechazo del PSOE a la 'hoja de ruta' y la consulta a la ciudadanía, el presidente jeltzale indicó que "evidencia" que se mantiene "la incógnita sobre la verdadera voluntad de acuerdo político y sobre el diálogo político que estamos reclamando desde el PNV".

A su juicio, "la actitud de estos cuatro años pasados" de Rodríguez Zapatero "no invita, por lo menos hasta el presente, a una confianza absoluta" en dicha voluntad de diálogo.

INVESTIDURA ZAPATERO

Por otro lado, Urkullu aseguró que "no necesariamente" el grupo jeltzale en el Congreso apoyará la investidura de Rodríguez Zapatero, ya que dicho apoyo debe fundamentarse en que los socialistas tengan en cuenta el programa electoral del PNV, en lo referido al "desarrollo del autogobierno" en su vertiente jurídica y política por un lado y en su "adecuación a las necesidades de la sociedad vasca en el siglo XXI".

También incluyó en este asunto cuestiones como la Declaración de Galeuscat en su reivindicación de una reforma del Estado que afecte al Tribunal Constitucional y a una mayor presencia de las "naciones" históricas en la UE.

"Aun cuando llegue Zapatero a un pacto de legislatura con quien sea, luego, el ejercicio durante cuatro años es muy largo. A nosotros, más allá de un pacto de gobernabilidad, fundamentalmente nos preocupa dar solución a un problema político y también abordar cuestiones claves para el autogobierno vasco, como es el blindaje del Concierto Económico en la próxima legislatura", añadió.

Además, Urkullu indicó que "más allá de lo que pueda ser un programa gobernabilidad del Gobierno de España, hay un problema político que es el que nos afecta a nosotros, en cuanto a ese concepto de normalización política o de desarrollo normalizado de autogobierno".

Respecto al nuevo "contrato" con la sociedad que anunció el sábado, el dirigente jeltzale dijo que su partido quiere "ir más allá, abrirse a la sociedad, al mundo".

"En este momento del siglo XXI, año 2008, a futuro, queremos presentar al PNV, en base a nuestros documentos programáticos nuevamente ante la sociedad, devolviendo a la sociedad lo que nosotros hemos recibido en los años pasados, que nos ha hecho tener ese bagaje de conocimiento", agregó.

Por último, preguntado sobre las causas de la pérdida de 170.000 votos del PNV en comparación con los anteriores comicios generales, lo atribuyó a las "dudas en la transparencia de gestión" que ha podido generar el partido en su labor en las instituciones, una cuestión que ya se ha "corregido".

También precisó que ha podido haber un error en las lectura de los resultados electorales porque "ni en 2001 -cuando Ibarretxe fue elegido por primera vez como lehendakari- la "sociedad era radicalmente nacionalista ni ahora, por arte de magia, las cosas han cambiado de la noche a la mañana y la sociedad es antinacionalista". En este sentido, aseguró que la sociedad vasca es "mayoritariamente" nacionalista, pero exige "respuesta a las situaciones diarias".