5 de agosto de 2020
25 de junio de 2009

Usabiaga dice que el verano debe servir "para dotar de 'letra' adecuada a la 'música' del polo soberanista-independista"

Advierte de la "delicada" situación política del PNV, "sin líderes que generen confianza y sin poder institucional"

BILBAO, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ex secretario general de LAB Rafa Díez Usabiaga, afirma que el verano debe servir par dotar de 'letra' adecuada a la 'música' del polo soberanista-independentista. Por otra parte, advierte de la "delicada" situación política del PNV, "sin líderes que generen confianza y sin poder institucional".

En un artículo leído en Herri Irratia-Loyola Media, destaca que las elecciones europeas han identificado "con más realismo el mapa político de Hego Euskal Herria".

En este sentido, apunta que la posibilidad de voto "legal" de la izquierda abertzale -"aunque sin su proyecto político"- permitía "revelar con mayor nitidez la foto del país evitando lecturas erróneas e interesadas".

Díez Usabiaga manifiesta que, a pesar del "boicot" informativo contra Iniciativa Internacionalista y las "trabas" para que esa alternativa estuviese en las "mismas condiciones" que el resto de fuerzas políticas, sus 140.000 votos "reflejan la solidez y potencialidad del espacio social y político que mantiene confianza en la izquierda abertzale".

"Sin entrar a considerar todo el cúmulo de irregularidades y evidencias de un fraude masivo en el Estado español, los resultados en Hego Euskal Herria nos presentan un tablero político con cuatro grandes ofertas y dos proyectos estratégicos", destaca.

A su juicio, esos cuatro grandes espacios ideológico-políticos son "claros" y los conforman PP-UPN, PSE-PSN, PNV e izquierda indepedentista "con la izquierda abertzale como referencia incontestable". Díez Usabiaga afirma que son cuatro espacios para dos proyectos estratégicos, como son el del autonomismo reformado o la independencia.

"Ya no hay espacio para híbridos o alternativas intermedias. Esa fase está acabada. El actual pulso político plantea, pues, una dimensión estratégica que está ya en juego", agrega.

Díez Usabiaga manifiesta que el "unionismo, con sus acuerdos de Estado" en Vitoria y Pamplona, ha marcado "ficha", ofreciendo al PNV pactos estatutarios "dentro de un modelo territorial español de carácter finalista". "Un planteamiento de transversalismo político que tiene al PNV seducido con la estela dejada por Josu Jon y, ahora, tras la amortización y desaparición de Ibarretxe", asegura.

El ex dirigente de LAB manifiesta que el PNV se encuentra "sin líderes que generen confianza, sin poder institucional en Gasteiz, y sin posibilidad de hacer cohabitar las dos 'almas' que ha venido históricamente gestionando". En este sentido cree que se encuentra en una "delicada" situación política.

"La búsqueda del pacto con el PSE en las actuales condiciones -un PSE haciendo vasquismo a su manera y fronterizo con los michelines del partido- puede ser un viaje hacia un definitivo regionalismo política", añade.

Díez Usabiaga señala que, en este panorama, adquiere "fuerza y necesidad la articulación del espacio soberanista e independentista". "Hay que vertebrar el 25% de independentismo neto con el espacio soberanista amplio que viene constituyéndose en masa crítica contra reformas estatutarias negadoras de nuestra realidad nacional y de un escenario político basado en el respeto a la voluntad democrática de la sociedad vasca", apunta.

El ex dirigente de LAB defiende que esa articulación del espacio soberanista-indepedentista tiene que ser "algo más que un sumatorio de siglas". En su opinión, tiene que ser "más movimiento que bloque" y debe ser un "fenómeno ideológico y de masas que sitúe a ese espacio político como carril central de una nueva transición política, que se convierta en un instrumento eficaz en la actual fase del proceso político".

Díez Usabiaga afirma que el primer paso es trabajar en caracterización, diseño, contenidos ideológicos e iniciativas de masas. A su juicio, no sería bueno abordar esa articulación "con esquemas estrictamente electorales o institucionales" porque sería "empezar la casa por el tejado".

"Así pues, el verano tiene que servir para dotarle de 'letra' adecuada a la 'música' del polo soberanista-independentista en el marco de una apuesta por trabajar las variables e instrumentos que deben caracterizar el impulso de un proceso democrático", concluye.