18 de noviembre de 2019
  • Domingo, 17 de Noviembre
  • 13 de enero de 2010

    Vilajoana (CiU) replica a Guerra que lo estratosférico es que PSOE y PP no hayan sido capaces de renovar el TC

    MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El portavoz de CiU en el Senado, Jordi Vilajoana, hizo pública hoy una carta de respuesta al socialista Alfonso Guerra, quien había situado en "la estratosfera" a la clase política catalana por debatir sobre posibles reacciones a una sentencia del Estatut que aún no se conoce. A su juicio, lo que es "estratosférico" es que los dos grandes partidos, el PSOE y el PP, no hayan sido capaces en tres años de renovar el Tribunal Constitucional.

    En su carta, recogida por Europa Press, Vilajoana recuerda que desde hace meses se vienen publicando en la prensa de Madrid y Cataluña filtraciones sobre posibles resoluciones del Tribunal Constitucional y sostiene que esas noticias buscan la reacción política: "Es decir, son globos sonda para pulsar el ambiente --comenta--. Debo señalar que ese procedimiento sí es estratosférico, no la respuesta que se da".

    Tampoco considera estratosférico que doce medios de comunicación catalanes publicasen un editorial conjunto que da respuesta a estas supuestas filtraciones, ni que el presidente de la Generalitat, José Montilla, envíe una carta a la sociedad civil pidiendo unidad ante esa sentencia, ni que el primer partido de la oposición apoye esta iniciativa y además le pida unidad política.

    "Todo lo relatado hasta el momento no tiene nada de estratosférico, señor Guerra --insiste--. Puede considerarse más estratosférico que los dos partidos mayoritarios de España no sean capaces de resolver la renovación obligatoria de la primera institución jurídica del Estado, el Tribunal Constitucional".

    Lo que también le parece estratosférico es la propia actitud de Alfonso Guerra durante la tramitación del Estatut, pues le reprocha aquellas declaraciones en las que abogaba por "cepillar" el texto que había llegado a las Cortes Generales desde el Parlament. "Pero mire, se equivocó --señala Vilajoana--. Lo cepilló tanto que lo dejó impecable. Por eso el Constitucional lleva casi tres años estudiando si lo sigue cepillando o no".