8 de diciembre de 2019
  • Sábado, 7 de Diciembre
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 18 de octubre de 2019

    Vox amplía su querella contra Torra por colaboración con organización terrorista

    Le imputa también los disturbios relacionados con Tsunami Democrático

    MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Vox ha ampliado la querella criminal ante el Tribunal Supremo que presentó el pasado 1 de octubre contra el presidente de la Generalidad de Cataluña, Quim Torra, por colaboración con organización terrorista y le imputa también los disturbios relacionados con Tsunami Democrático.

    En un escrito presentado este mismo viernes y tras la semana de graves incidentes violentos en Cataluña en el marco de las protestas por la sentencia del 'procés', el partido liderado por Santiago Abascal reclama el arresto de Torra por los delitos de rebelión, desórdenes públicos, manifestación ilícita, y añade el de colaboración con organización terrorista.

    Sobre este último punto, alude tanto a los Comités de Defensa de la República (CDR), que ya incluía en la querella inicial, como respecto a Tsunami Democrático, pidiendo su inmediata detención y la investigación procesal de esta última plataforma para esclarecimiento de sus responsables y detención como organización terrorista.

    El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, que instruye la causa secreta sobre la presunta actividad terrorista de nueve miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR), ha abierto una nueva línea de investigación, esta vez sobre la plataforma Tsunami Democràtico, también por delito de terrorismo, y su primera medida ha sido ordenar el cierre de sus páginas webs y perfiles en redes sociales.

    En su querella inicial, Vox aportaba una publicación realizada el pasado 6 de diciembre desde la cuenta oficial de Twitter de la Generalidad de Cataluña en la que se animaba a avanzar a través de la vía eslovena para conseguir la independencia.

    Según su criterio, este mensaje supone "un llamamiento a la rebelión violenta contra el Estado, tal y como sucedió en el país centro europeo, donde se vivió una guerra de diez días que acabó con unas 150 vidas".

    La formación liderada por Abascal argumenta que el llamamiento a la vía eslovena estaría dirigido por una nueva organización autodenominada GAAR (Grupos Autónomos de Acción Rápida, en español), que estaría configurada de modo que, si un grupo cae, los demás sigan efectuando sus acciones de forma independiente.

    Vox reclamaba también un delito por colaboración con grupo terrorista en base a las declaraciones de los miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) detenidos en el marco de la 'operación Judas'. Según la formación, de ellas se ha desprendido "el conocimiento, la aprobación, colaboración y connivencia" de Torra y el expresidente de la Generalidad Carles Puigdemont de "la preparación y organización de acciones terroristas de los detenidos".

    "En este sentido, cabe recordar que el grupo tenía planes para ocupar el Parlamento catalán con la ayuda del presidente de la Generalidad, el día que se conociera la sentencia del Proceso Catalán", alega Vox al respecto.

    Igualmente, alegaba la "vía de comunicación "segura" entre el expresidente fugado de la justicia española y el actual presidente". "Nos encontramos ante un movimiento ya organizado y estructurado creado con la finalidad de quebrar el orden constitucional", recoge el texto presentado, del que los querellados son conscientes y, además, constituyen los "líderes fundamentales para iniciarlo desde su puesto de la Presidencia de la Generalidad de Cataluña".

    La formación liderada por Abascal considera, en este sentido, que se dan las circunstancias adecuadas para que esta querella sea admitida a trámite.

    En este sentido, ha recordado que la presentada contra Torra en diciembre de 2018 fue archivada al considerar el tribunal que en la misma no se ofrecían "elementos o principios de prueba que avalen razonablemente la comisión de un hecho delictivo de las características de la rebelión, aun en su fase embrionaria de provocación, conspiración o proposición".

    Por contra, tras las actuaciones seguidas por la Guardia Civil en el marco de la 'operación Judas', Vox ha defendido que la "fase embrionaria" se ha convertido en una amenaza cuyas consecuencias podrían haber sido "gravemente lesivas".