29 de enero de 2020
6 de diciembre de 2019

Vox apunta buena relación con PP y Cs en Andalucía frente a las tensiones de Madrid y Murcia

Vox apunta buena relación con PP y Cs en Andalucía frente a las tensiones de Madrid y Murcia
Juan Marín y Juanma Moreno Bonilla - MARÍA JOSÉ LÓPEZ - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

Vox destaca el entendimiento con el Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos a diferencia de lo que ocurre en las comunidades de Madrid y Murcia, donde cree que sus líderes regionales están muy sujetos a las órdenes de sus direcciones nacionales.

Fuentes del partido dirigido por Santiago Abascal han reconocido que la polémica para la configuración de la Mesa del Congreso refleja las tensas relaciones que existen con los 'populares', que llegan a "nulas" en el caso de Ciudadanos.

Vox ya avisó esta semana de que la actitud del PP tendría su reflejo en los gobiernos autonómicos que dependen de sus votos. Y aunque no se plantean dejar caer esos ejecutivos, sí que van a "reforzar posiciones" para incluir sus planteamientos tanto en los presupuestos regionales como en el día a día del funcionamiento de esas administraciones.

Esta relación es fluida en Andalucía, donde los partidos de centro-derecha han llegado ya incluso a un acuerdo para los próximos presupuestos autonómicos y Vox anunció su renuncia a presentar una enmienda a la totalidad.

Los de Abascal achacan esta facilidad en las negociaciones a la independencia con la que cuentan en esta comunidad los líderes de PP y Ciudadanos, Juan Manuel Moreno y Juan Marín, que tienen libertad para relacionarse con otros partidos sin la batuta constante de la dirección de Madrid.

CAMBIO DE HEGEMONÍA EN MURCIA Y SIN RELACIÓN EN MADRID

No ocurre lo mismo en Murcia, donde desde Vox achacan las dificultades a una "mala gestión" del PP autonómico. Allí, Vox quedó en primera posición por delante del PP en las elecciones generales del pasado 10-N y hará valer este puesto en las negociaciones que se abran durante los próximos meses.

También es difícil la situación en Madrid, donde Vox está muy molesto con actitudes de PP y Ciudadanos. Como ejemplo ponen el apoyo del partido naranja a la reprobación en el Ayuntamiento de Madrid de su secretario general, Javier Ortega-Smith; o las declaraciones la presidenta madrileña, Isabel Díaz-Ayuso, afeándoles su posición sobre los menores no acompañados tildándoles de "españolazos".

Vox asegura no tener ningún contacto con PP ni Ciudadanos en la Comunidad de Madrid y ya avisa de que no aceptará que le remitan un presupuesto el día antes de presentarlo en la Cámara, sino que debe ser objeto de una negociación a tres bandas en la que los tres partidos tengan oportunidad de participar.

OBJETIVO: VOTO DEL PSOE

En este contexto, el partido de Abascal no se plantea un frente común con el PP de oposición al Gobierno de PSOE y Unidas Podemos que pueda formarse próximamente. A su juicio, son partidos "complementarios" que defienden distintas posiciones en muchas materias.

Vox ahondará así en sus postulados sobre inmigración, defensa de las fronteras o violencia de género para intentar atraer a nuevos votantes "de los polígonos, el campo y el extrarradio" que hasta ahora habían apoyado al PSOE en las urnas.

A su juicio, Vox ya ha captado todos los votantes del PP con posibilidad de 'pasarse' a su formación y ahora tienen que ahondar en el campo de tradicionales votantes de izquierda. Según aseguran, el pasado 10 de noviembre ya consiguieron el apoyo de 3000.000 ciudadanos que habían votado al PSOE tan solo seis meses antes.