16 de septiembre de 2019
  • Domingo, 15 de Septiembre
  • 6 de septiembre de 2008

    Zapatero defiende a Garzón y tacha de "hipócritas" a los que no quieren "cerrar heridas" ni una "mejor" ley del aborto

    MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió hoy la investigación abierta por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón sobre los desaparecidos de la Guerra Civil y calificó de "hipócritas" a quienes no quieren "cerrar las heridas" del pasado y a quienes no quieren una ley "mejor" del aborto.

    "No puedo entender la hipocresía de aquellos que dicen que divide a un país que las personas mayores puedan simplemente saber dónde están enterrados sus seres queridos", manifestó Zapatero durante su intervención en el XI Congreso del PSM, donde se proclamó a Tomás Gómez secretario general de los socialistas madrileños.

    El jefe del Ejecutivo subrayó que, "como presidente de un país democrático y como patriota", le resulta difícil comprender que "se le quiera negar a alguien identifica a un ser querido muerto en circunstancias horribles", lo cual cosechó aplausos entre los asistentes al cónclave socialista.

    A su juicio, ello no supone "reabrir las heridas", como se ha venido defendiendo desde el PP, sino "cerrar algunas de las pocas que quedan". Y, añadió, que "la mejor manera" de hacerlo "con naturalidad" es que no sea objeto de "la confrontación política" y de la "hipocresía". En este sentido, dijo esperar que "por una vez" el PP reconozca el derecho de algunas personas a saber "dónde están sus familiares muertos" porque sería "un gran paso".

    Por otro lado, Zapatero denostó la oposición a la asignatura de Educación para la Ciudadanía que practican los 'populares', a quienes advirtió de que si quieran cambiarla, tendrá que ganar las elecciones, y no hacer llamamientos para que la normativa no se aplique. En su opinión, eso no es propio de un partido que dice defender la Constitución.

    EL PP NO CREE EN LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES

    El jefe del Ejecutivo enmarcó las críticas del PP a la citada materia a que, en la concepción que el principal partido de la oposición tiene de la sociedad, "priman los intereses particulares y mercantiles" que, en su opinión, suelen ser los de "los más poderosos".

    "Lo único que hacen hablando en materia de educación es combatir Educación para la Ciudadanía porque no les gusta que se forme en valores democráticos, de pluralidad, de convivencia, de respeto y de tolerancia a las ideas y a legalidad internacional", indicó Zapatero añadiendo que los 'populares' quieren "minar" las escuelas públicas infantiles porque, según sus palabras, "en el fondo no creen en una igualdad de oportunidades real".

    Frente a esto, contrapuso que los socialistas han cumplido el compromiso de llevar la gratuidad de la educación infantil de 3 a 6 años y de hacerlo ahora de 0 a 3, como así lo aprobó el Consejo de Ministros hace dos semanas.

    El problema de los 'populares', según insistió, radica en que creen en una sociedad "predestinada", con ciudadanos que "lo tienen fácil" y ciudadanos que deben resignarse a una vida "sin excesivas ambiciones".

    Durante su alocución, el secretario general del PSOE subrayó que su partido se ha comprometido a un proyecto político "de largo alcance" sustentado en valores e ideas ante una visión el mundo que, a su juicio, "no puede asumirse que sea dictada por los más fuertes o por la ley del uso de la fuerza injustificada" y que concibe un orden internacional basado "en la solidaridad".

    0,7 POR CIENTO EN 2012

    En este sentido, Zapatero dijo sentirse "orgulloso" de poder acudir en este mes a la Asamblea de Naciones Unidas a presumir de que España "ha cumplido" con los objetivos de acabar con la pobreza y la miseria en el mundo "a diferencia de otros países" y de que, además, cumplirá en 2012 con el 0,7 por ciento de ayuda al desarrollo.

    En este punto, sacó a colación las declaraciones realizadas por el ex presidente del Gobierno José María Aznar refiriéndose a que durante su mandato se vivió el tiempo de mayor riqueza. A este respecto, puso de relieve que la diferencia entre uno y otro reside en la visión de riqueza de un país.

    "Aznar dejó la ayuda al desarrollo en el 0,2 por ciento y nosotros la vamos a dejar en el 0,7 por ciento --destacó el presidente--. Eso es un país mas rico; el que se compromete con los más débiles en el mundo".