19 de septiembre de 2019
26 de abril de 2008

Zapatero sitúa al PSOE en la "centralidad progresista" y llama a "consolidar el impulso de cambio" en el 37 Congreso

Presume de haber sumado 3,3 millones de votos al partido desde 2000 y de que no tiene que buscar nuevos valores ideológicos

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró hoy que su partido ha adquirido una posición de "centralidad progresista" en la democracia española y llamó a hacer del 37 Congreso Federal, que se celebrará los próximos 3, 4 y 5 de julio, el de la "consolidación del impulso del cambio" que el PSOE abrió en el año 2000, con su llegada a la Secretaría General.

Zapatero realizó este llamamiento durante su primera intervención en el Comité Federal, reunido hoy en la sede socialista de Ferraz precisamente para convocar ese cónclave. El líder socialista pidió a sus compañeros que tomen "conciencia de la importancia" de esa cita porque convocar "un congreso del PSOE significa convocar al futuro y asumir el compromiso de convertir el partido en el gran instrumento de la sociedad española para resolver sus problemas, encarar sus desafíos y aportar seguridad, coherencia y capacidad de liderazgo".

En este contexto, apuntó que el "éxito" del congreso vendrá determinado por la riqueza de sus debates, el contenido de sus propuestas y la "afirmación de los valores ideológicos" del partido. "Nosotros no tenemos que ir en busca de ninguno nuevo", apostilló en velada referencia al supuesto debate ideológico que se está produciendo en el PP.

Zapatero animó a todos a participar en esa cita porque la eficacia de la misma, insistió, dependerá de la implicación, el grado de compromiso y la participación activa y movilizada de los miembros de la organización.

LA RENOVACIÓN, EL TRIUNFO Y AHORA, EL CAMBIO.

Según el máximo dirigente socialista, si el 35 Congreso, en el que se alzó a la Secretaría General, fue "el de la renovación" y el siguiente "el del triunfo electoral", el que tendrá lugar en julio deberá ser "el congreso del cambio, el que consolide, nutra y dé horizonte y profundidad al impulso de cambio" que el PSOE inició "en España a partir de de 2004 y en el partido a partir de 2000".

Desarrolló esta idea explicando que, tras su llegada al Gobierno el PSOE comenzó a poner los cimientos de "un proyecto político de largo alcance", unos cimientos "sólidos" basados en políticas de cambio y que ahora han sido avalados por once millones de españoles.

El siguiente paso, según dijo, debe ser "enriquecer y proyectar" la reflexión sobre ese proyecto en el cónclave de julio, "reforzar las líneas estratégicas" con las que los socialistas han transformado España y seguir "manteniendo e incluso ganar distancia en el liderazgo de las ideas, las propuestas y las reformas para la sociedad española en la próxima década".

Para Zapatero los congresos federales son "acontecimientos decisivos para el progreso" del proyecto socialista, y este, recalcó, lo afrontan "con más votos que nunca". En este punto, recordó que el partido llega a esta cita con 3,3 millones de votos más que en el Congreso del año 2000. "Once millones que han dado su confianza al PSOE y a los principios y valores de una izquierda moderna, de un socialismo de los ciudadanos, firme en sus convicciones y que afronta los retos de este tiempo con determinación", se jactó.

"TRABAJO, VALENTÍA E IMAGINACIÓN".

A continuación, advirtió a sus compañeros que integran el máximo órgano del partido entre congresos de que esta confianza "es una responsabilidad que obliga a los socialistas a "estar a la altura". Por eso les reclamó, compromiso, trabajo, valentía e imaginación" ante el 37 Congreso.

"Podéis sentiros legítimamente orgullosos de este partido centenario, de haber gobernado más tiempo que ningún otro la España democrática, de liderar ahora el Gobierno de una España más confiada en sus posibilidades que nunca. Podemos sentirnos orgullosos de formar parte del Partido Socialista Obrero Español, un sentimiento que es muy exigente y que nos obliga a hacer bien las cosas y a honrar la historia de partido en cada congreso", agregó.

Zapatero puso fin a su discurso invitando a toda la organización "a participar activamente en el debate y en la elección de delegados", cuya función puso en valor por ser motivo de "orgullo" y suponer una "responsabilidad". "A ese congreso, a nuestro futuro, al futuro de España os emplazo", concluyó.