3 de julio de 2020
29 de mayo de 2020

El Ayuntamiento, en colaboración de Baluarte, acuerda con la empresa Empark que se oferten 200 plazas en su aparcamiento

Dirigidas a residentes de los sectores 1 y 2, buscan mitigar la supresión de plazas en García Castañón

PAMPLONA, 29 May. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Pamplona, con la colaboración del Palacio de Congresos y Auditorio Baluarte, ha llegado a un acuerdo con la empresa concesionaria de su aparcamiento subterráneo, Empark, para que oferten 200 plazas de estacionamiento en ese parking a vecinos residentes en el Ensanche y el Casco Antiguo.

De esta forma, ha precisado el Consistorio, se busca mitigar la afección de las doce plazas suprimidas en la calle García Castañón tras convertirla en residencial. Serán plazas para las 24 horas del día y para un periodo inicial de tres años, que podrá ampliarse.

Se ponen a disposición de los vecinos de los sectores 1 y 2 plazas de aparcamiento para las 24 horas del día durante un largo periodo de tiempo para tengan una garantía de estacionamiento cercano a su domicilio. El abono para esos tres años tendrá un precio de 1.800 euros (IVA incluido). Esta promoción será válida para contrataciones que se realicen hasta diciembre de 2020.

Además, tanto el vehículo como la persona titular deberán estar empadronadas en el área de influencia del aparcamiento (sectores 1 y 2). El abono será utilizado exclusivamente por la matrícula incluida en la solicitud, por lo que cualquier cambio de vehículo deberá notificarse con antelación. El acceso y salida del aparcamiento se realizará automáticamente con la lectura de matrícula, sin necesidad de ningún tipo de tarjetas. En los próximos días, el Ayuntamiento de Pamplona remitirá una carta a los vecinos que podrían beneficiarse de esta medida, explicando el procedimiento para la tramitación.

Esta iniciativa se vincula a las medidas que el Ayuntamiento está poniendo en marcha en materia de movilidad encaminadas a minimizar las consecuencias de la Covid-19 en la ciudadanía. En Pamplona se han generado nuevos espacios peatonales, como el del Paseo de Sarasate, para que se pueda circular más fácilmente manteniendo las distancias sociales. Esa peatonalización de Sarasate y su entorno ha conllevado que la calle García Castañón pase a ser residencial, es decir, con prioridad peatonal. Eso supone la eliminación de todas las plazas de aparcamiento de uno de sus lados, mientras que las del otro se reservan a motos y personas con movilidad reducida.

Para leer más