7 de abril de 2020
28 de diciembre de 2008

La calle Tudela de Pamplona, recientemente peatonalizada, se reinaugura mañana

PAMPLONA, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Después de las obras de reurbanización que se han desarrollado en la calle Tudela de Pamplona desde el pasado mes de julio, la vía se abre de nuevo al público, convertida en un espacio semipeatonal. Una chocolatada y reparto de castañas, amenizadas por una ronda de villancicos, imprimirán carácter festivo a la reapertura de la vía, que tendrá mañana, a las siete de la tarde. A la inauguración asistirá la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina.

Las actividades de reinauguración, que durarán una hora, se llevarán a cabo en los dos espacios de la calle Tudela: a uno y otro lado de la calle Conde Oliveto. Decoración navideña instalada por el Ayuntamiento de Pamplona y figuras luminosas colocadas por los establecimientos de comercio asociados decorarán este nuevo espacio peatonal durante las fiestas de Navidad, según informó el consistorio en un comunicado.

La animación musical correrá a cargo del Coro de Cámara Aizaga, que interpretará un repertorio de villancicos del mundo por toda la calle. El chocolate se repartirá en dos puntos, uno a cada lado de la vía, y ha sido contratado en común acuerdo con la asociación de comerciantes del Ensanche a dos de los negocios de hostelería de la calle: la pastelería Manterola y el bar Irati.

El reparto de aperitivos típicos del invierno se completará con la instalación de dos puestos de reparto de castañas, uno a cada lado de la calle. Esta acción es iniciativa de los comerciantes de la calle Tudela como colaboración a la reinauguración del nuevo espacio peatonal.

La inversión municipal en la peatonalización de esta calle ha sido de 2.243.157 euros. De estos 343.115 euros han sido aportados por el Gobierno de Navarra dentro de su Plan de Infraestructuras Locales.

UN NUEVO ESPACIO URBANO

La calle Tudela se abre de nuevo al público con carácter semipeatonal. Mediante las obras de reurbanización, se ha recuperado el espacio para los peatones, que coexisten con el tráfico rodado lento para acceder a los diferentes vados existentes y zonas de aparcamiento. La nueva arquitectura de la calle se ha planteado en una sección asimétrica de la calle, con 15 metros de anchura y un eje central de iluminación.

El nuevo carácter de este espacio fue decidido de manera consensuada con los vecinos y comerciantes de la calle. En la fase de redacción del proyecto se mantuvieron diversas reuniones con los distintos colectivos de vecinos y comerciantes de la zona, con el objeto de buscar soluciones a los problemas detectados y definir el carácter de la urbanización.