20 de agosto de 2019
  • Lunes, 19 de Agosto
  • 12 de abril de 2014

    El ciclo 'Música para un tiempo de oración' llega a San Saturnino

    PAMPLONA, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

    Continúa la oferta de música sacra del ciclo municipal 'Música para un tiempo de oración', que tendrá como escenarios en sus próximas citas a la Iglesia de San Saturnino y la Catedral de Santa María de Pamplona.

    Concretamente, Fluencias Quartet protagonizará este sábado a las ocho de la tarde en la primera de las iglesias el concierto 'Las siete palabras de Cristo' de Joseph Haydn, mientras que el lunes a la misma hora tres formaciones compartirán escenario en la seo: la Coral de Cámara de Pamplona, la Capilla de Música de la propia catedral y la Schola Gregoriana Gaudeamus.

    La obra que podrá escucharse este sábado en San Saturnino evoca las últimas siete frases de Cristo en la cruz. Pieza de gran misticismo y lirismo, incluye además una introducción y una parte final denominada 'Terremoto' que crean un completo conjunto.

    La interpretación correrá a cargo de Fluencias Quartet, una formación fundada en 2010 a iniciativa de cuatro músicos miembros de la Orquesta Sinfónica de Navarra: Nikola Takov y Grazyna Romanczuk (violines), Robert Pajewski (viola) y Dorota Pukownik (cello). El cuarteto nació con la idea de presentar al público algunas de las obras más interesantes de la música clásica, sobre todo de Haydn, Mozart y Beethoven, aunque su repertorio abarca desde el Clasicismo hasta la música contemporánea.

    El siguiente concierto agrupará el lunes en la Catedral a tres corales: la Coral de Cámara de Pamplona, la Capilla de Música de la Catedral y la Schola Gregoriana Gaudeamus.

    Bajo el título 'Maestros de Capilla: Utrecht y Pamplona. Del siglo XVI al XXI' y dirigidas por Wilko Brouwers, presentarán un programa inspirado por la liturgia del Domingo de Ramos que propone un paralelismo entre maestros holandeses y belgas, con fuerte arraigo en Utrecht, y maestros de capilla de la Catedral de Santa María de Pamplona.

    La música que interpretarán es una mezcla de canto gregoriano, de composiciones polifónicas de la llamada escuela franco-flamenca y de los maestros navarros desde el siglo XVI al XXI, en un intento de acercarse a la liturgia de la temprana Iglesia Católica.