18 de noviembre de 2019
  • Domingo, 17 de Noviembre
  • 17 de septiembre de 2019

    Derechos Sociales transferirá de forma gradual el modelo de atención integrada del proyecto Ersisi a toda Navarra

    Derechos Sociales transferirá de forma gradual el modelo de atención integrada del proyecto Ersisi a toda Navarra
    Miriam Martón, Francisco Javier Paz, la consejera Maeztu, Javier Miranda, Ana Díez, Begoña Pérez, Katalin Somody, y Andrés Carbonero en la conferencia sobre el proyecto ErsisiGOBIERNO DE NAVARRA

    PAMPLONA, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El Departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra extenderá de forma gradual el modelo de atención integrada del proyecto europeo Ersisi a toda Navarra, tras su finalización prevista para este mes de septiembre.

    Los resultados de la evaluación de Ersisi realizados por la Universidad Pública de Navarra (UPNA) aportan evidencias sobre "los impactos positivos" de este proyecto.

    Así se ha puesto de manifiesto en la conferencia final titulada 'Refuerzo del Derecho a la Inclusión Social a través de la integración de servicios (Ersisi)', que ha tenido lugar este martes en el auditorio de Civican con más de un centenar de asistentes de toda Navarra, de otras comunidades autónomas y de la Comisión Europea.

    Durante la inauguración de la jornada, la consejera de Derechos Sociales del Ejecutivo foral, Mª Carmen Maeztu, ha destacado "la importancia que ha tenido este proyecto para impulsar la innovación en los servicios sociales y los servicios de empleo, así como la adaptación a las actuales problemáticas sociales".

    Además, ha manifestado el compromiso de estudiar en profundidad los resultados de la evaluación, realizada por la Universidad Pública de Navarra, para "asegurar la transferibilidad" del modelo, que ha sido pilotado en Tudela y en la Sakana Occidental entre septiembre de 2017 y junio de 2019".

    En la mesa de la inauguración han acompañado a la consejera representantes de los socios del Departamento de Derechos Sociales en la ejecución del proyecto: Anichu Agüera, concejala de Bienestar Social, Mujer e Igualdad del Ayuntamiento de Tudela; Francisco Javier Paz, presidente de la Mancomunidad de Servicios Sociales de Base de Alsasua, Olazagutía y Ziordia; Begoña Pérez Eransus, vicerrectora de Proyección Universitaria, Cultura y Divulgación de la Universidad Pública de Navarra; Ana Díez, directora territorial de CaixaBank en Navarra; y Javier Miranda, presidente de Fundación Caja Navarra.

    En las localidades de Tudela, Alsasua, Olazagutía y Ziordia, el proyecto europeo Ersisi ha promovido un modelo de atención de las personas vulnerables desempleadas (especialmente perceptoras de Renta Garantizada) basado en el trabajo conjunto de los servicios sociales y las agencias de empleo para apoyar el ejercicio del derecho a la inclusión social y la incorporación sociolaboral.

    Para ello, ha desarrollado herramientas diagnósticas que permiten segmentar a las personas beneficiarias en función de sus necesidades prioritarias, así como planificar respuestas coordinadas e integradas entre los dos servicios.

    Durante la conferencia, Andrés Carbonero, director general de Protección Social y Cooperación al Desarrollo y Miriam Martón, directora gerente del Servicio Navarro de Empleo, han afirmado el compromiso del Departamento de Derechos Sociales de "continuar perfeccionando el modelo y las herramientas informáticas que le sirven de soporte, y de planificar su transferencia gradual al conjunto de Navarra, transferencia que ya ha comenzado a producirse en las localidades de Burlada, Huarte y Villava".

    LOS RESULTADOS DE LA EVALUACIÓN

    El proyecto Ersisi partió de la hipótesis de que la protección económica que representa el derecho a una Renta Garantizada (Ley Foral 15/2016) "no tenía por qué desincentivar que las personas perceptoras desempleadas buscaran reinsertarse en el mercado laboral si, junto con dicha protección, se les proporcionaba un apoyo personalizado, integral e intenso para guiarlas hacia la activación".

    Esta hipótesis se ha visto "validada", según ha afirmado el equipo evaluador del proyecto (del Departamento de Sociología y Trabajo Social de la UPNA) que ha comparado datos de las 502 personas beneficiarias con un grupo de control de idéntico tamaño y similares características utilizando una metodología de evaluación contrafactual.

    Según sus evaluadores, el proyecto ha tenido en primer lugar un impacto en la utilización de recursos para la activación (orientación y formación). Previo a su llegada al proyecto Ersisi, en torno a un 70% de sus 502 personas beneficiarias no habían realizado actividades en los 12 meses anteriores. En cambio, durante su participación en el proyecto realizaron una media de siete acciones de activación para el empleo, lo cual ha resultado en "una mejora de su empleabilidad, así como en una vinculación más estrecha con los servicios de búsqueda activa de empleo".

    En segundo lugar, según la evaluación, los participantes en Ersisi han tenido "un mejor comportamiento en relación con el empleo", si bien este dato "ha de tomarse con cautela dado que no resultará posible medir el impacto real en el empleo hasta que haya transcurrido un periodo de tiempo más largo desde la finalización de la intervención".

    No obstante, la presencia de las personas beneficiarias de Ersisi en el mercado de trabajo durante los seis meses siguientes a la finalización de la intervención ha sido superior a la del grupo de control.

    En torno al 32% de las personas participantes obtuvieron un contrato laboral en el semestre posterior a participar en el programa. La evaluación revela también indicios de "mayor calidad" en el empleo (contratos de jornada completa) de las personas beneficiarias de Ersisi en comparación con el grupo de control.