21 de febrero de 2019
18 de septiembre de 2018

Detenido por exhibicionismo en cercanías de un colegio de la Comarca de Pamplona

Cuenta con una quincena de antecedentes por hechos similares

PAMPLONA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

Agentes de Policía Foral adscritos a la brigada de Policía Judicial Norte han detenido recientemente a un vecino de Pamplona de 40 años como presunto autor de un delito de exhibición obscena ante menores de edad o incapaces.

Se trata de una conducta perseguida por el artículo 185 del Código Penal, que establece que "el que ejecutare o hiciere ejecutar a otra persona actos de exhibición obscena ante menores de edad o personas con discapacidad necesitadas de especial protección, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses", ha informado la Policía Foral.

Los hechos sucedieron a finales de la semana pasada, cuando varios menores salían del colegio y caminaban por una calle cercana al centro escolar. En un momento dado, un turismo les sobrepasó, se detuvo y volvió marcha atrás hasta donde se encontraban los niños. Su conductor se apeó y se situó frente a ellos, mostrándoles sus genitales.

En ese instante, uno de los menores utilizó su teléfono para fotografiarle y abandonaron el lugar. Posteriormente, contaron lo sucedido a sus padres, que acudieron a la Oficina de Denuncias y Atención al Ciudadano de la Plaza del Castillo para interponer una denuncia.

Gracias al relato de los menores y a la fotografía que aportaron, los investigadores lograron identificar al presunto autor, al que le constan una quincena de antecedentes por hechos similares. Fue detenido y puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona, que se ocupa de las diligencias.

VIGILANCIA SOBRE MENORES

Desde Policía Foral se recuerda la importancia de controlar en todo momento la situación de los menores de edad, y la conveniencia de solicitar presencia policial en cualquier momento en que se sospeche que pueda producirse alguna amenaza hacia ellos.

Aunque el caso descrito es un hecho aislado, ha añadido la Policía, pueden darse otros comportamientos delictivos en zonas de concentración de jóvenes, como cercanías de centros escolares o lugares de ocio.

Por ello ha manifestado que resulta también fundamental prevenir a los menores y darles algunas pautas básicas frente a situaciones indeseables que puedan encontrarse cuando no se encuentren en compañía de mayores de edad. En concreto, conviene inculcarles que frente a cualquier peligro o amenaza deben solicitar ayuda a través del teléfono 112, número único de emergencias, desde donde se desplazarían los recursos necesarios.