3 de agosto de 2020
18 de febrero de 2009

Los empleados de Koxka en España apoyan, con 310 votos a favor, la propuesta de la dirección sobre el ERE

PAMPLONA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los empleados de Koxka en España votaron hoy favorablemente a la última oferta presentada por la dirección para tratar de acordar el expediente de regulación de empleo que contempla el despido de 275 trabajadores, la mayoría en las plantas de Landaben y Peralta. Votaron a favor de la propuesta 310 trabajadores, mientras que 251 lo hicieron en contra y 15 en blanco.

Después de semanas de negociaciones entre los sindicatos y la dirección, esta mañana se celebró un referéndum en todos los centros de trabajo afectados por el ERE para votar la última propuesta de la multinacional, que contempla un plan industrial para el periodo 2009-2013 y recoge tres vías de indemnización para las bajas voluntarias.

La primera es una indemnización de 37 días con 37 mensualidades, junto con la búsqueda de una empresa de recolocación externa. La segunda alternativa es una indemnización de 37 días con 37 mensualidades, con la vuelta a la fábrica con contrato indefinido transcurridos dos años. Y la tercera vía es una indemnización de 45 días con 42 mensualidades. Las prejubilaciones se sitúan en los 55 años.

En la planta de Pamplona la propuesta no salió adelante, con 236 votos en contra, 163 a favor y 12 en blanco, lo que motivó, según expuso el presidente del comité de empresa, Manuel Benítez, momentos de mucha tensión. En declaraciones a Europa Press, Benítez señaló que los sindicatos ELA, LAB y ESK no acatan la propuesta.

En la planta de Kobol en Peralta, fueron 110 los trabajadores que votaron a favor de la propuesta, 6 en contra y 2 en blanco. Y en cuanto a las delegaciones, en Barcelona, 9 votaron a favor y 2 en contra; en Bilbao, 5 a favor, 3 en contra y 1 en blanco; en Sevilla, 12 a favor; en Madrid, 7 a favor y 2 en contra, y en Asturias, 4 a favor y 2 en contra.

Benítez señaló que el resultado del referéndum es global y que por tanto debería asumirse la suma de todas las votaciones, independientemente de que en la planta de Pamplona haya salido un no a la propuesta. "La empresa somos todos y no plantas por separado", manifestó.