Fallece el profesor Francisco Gómez Antón, maestro de periodistas

Fallece el profesor Francisco Gómez Antón, maestro de periodistas
10 de julio de 2015 EP/UN

PAMPLONA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Este viernes ha fallecido en México DF el profesor Francisco Gómez Antón a los 85 años de edad. Nacido en Ordizia (Gipuzkoa) en junio de 1930, fue profesor en la Universidad de Navarra durante 44 años, hasta su jubilación en el año 2000. Fue maestro de generaciones de periodistas en el Instituto de Periodismo primero y en la Facultad de Comunicación después.

En 1958, cuando se inició el Instituto de Periodismo en el entonces Estudio General de Navarra (hoy Universidad), formó parte del primer cuadro de profesores de ese pionero centro de formación universitaria de periodistas en España, en el que impartía las clases de Organización del Estado y de la Administración. Poseedor de una sólida formación jurídica, fue profesor visitante en la Universidad de Stanford (California). También fue secretario general de la Universidad de Navarra.

Con el paso del tiempo, y convertido el Instituto en Facultad de Comunicación, fue durante décadas profesor de Instituciones Jurídico-Políticas Contemporáneas, asignatura a través de la cual se forjó como maestro de miles de periodistas. Fruto de la docencia publicó su libro 7 potencias: instituciones políticas e historia reciente.

Entre 1972 y 1990 fue uno de los impulsores -y desde 1979 su director- del Programa de Graduados Latino Americanos (PGLA), donde se formaron unos cuatrocientos periodistas y profesionales de la comunicación de trece países, financiado por la fundación alemana Aktion Adveniat. Durante aquellos años viajó asiduamente por toda América Latina.

Además, fue vicedecano de la Facultad entre 1975 y 1979 en una nueva Junta Directiva comandada por el decano Carlos Soria y en la que entró también como secretario Aires Vaz. En aquellos primeros tiempos de las facultades españolas de comunicación, impulsaron acciones como el desarrollo de los nuevos planes de estudio, el primer programa de doctorado en España, los seminarios para profesionales, las jornadas de antiguos alumnos en Pamplona, y la labor de formación de nuevos profesores jóvenes. En 1979 dejó el vicedecanato para dedicarse por completo al PGLA.

Cuando en el año 2000 se jubiló, se celebró un acto académico de homenaje en el que desgranó las razones por las que había permanecido desde 1956 en la Universidad de Navarra: "Primera: la fascinación del trabajo creativo en que consiste plasmar en realidad operativa el espíritu y las ideas-madre de una Universidad como ésta, partiendo de casi cero pero codo a codo con todos (...). Segunda razón: la calidad del ambiente de trabajo y del estilo de las relaciones con todos: autoridades académicas, colegas, alumnos y personal no docente (...)".

"Tercera razón de mi presencia aquí: el indescriptible placer de enseñar (o mejor, de enseñar a aprender) una materia apasionante (las maquinarias del poder político), y comprobar que, en efecto, y por sorprendente que resulte, los alumnos aprenden algo... (...). Cuarta y última razón. El que los trabajos entre manos me han permitido salir de vez en cuando de Pamplona (...) y asomarme a otros parajes".

En el año 2002, poco antes de irse a vivir a México DF, escribió sus memorias, que tituló con ironía Desmemorias, en las que repasó su vida, fundamentalmente la académica. En marzo de 2009 recibió la Gran Encomienda de Isabel La Católica por su labor de intercambio cultural entre España y América Latina, ha informado la Universidad de Navarra en un comunicado.

Últimas noticias