14 de noviembre de 2019
14 de marzo de 2008

El Gobierno foral prevé un crecimiento del 2,8 por ciento para la economía navarra en 2008

PAMPLONA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

La economía navarra crecerá un 2,8 por ciento en Navarra en 2008, una cifra "algo más baja que la que se barajó hace unos meses y que alcanzaba el 3 por ciento", según la previsión del vicepresidente segundo y consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Navarra, Álvaro Miranda.

Esta rebaja en las estimaciones es consecuencia, según Miranda, "de la situación de la economía mundial" y subrayó que, "aunque 2007 ha sido un año sólido, habrá que agudizar el ingenio de cara a los próximos años".

Miranda realizó estas declaraciones durante una rueda de prensa en la que presentó el número 68 de la publicación 'Coyuntura Económica de Navarra', correspondiente a los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2007, y que puede consultarse a través de la web del Gobierno de Navarra.

En este informe se detalla que el Producto Interior Bruto (PIB) generado por la economía navarra aumentó el 3,4 por ciento en el cuarto trimestre de 2007 y permitió cerrar el año con un crecimiento del 3,8 por ciento. Estas cifras consolidan cinco años de crecimiento económico por encima del 3 por ciento, y más de 14 años de crecimiento continuo de la economía navarra.

Miranda valoró estos datos como "francamente positivos, con una gran crecimiento económico en un periodo muy fructífero". Además, señaló que el dinamismo económico "va a permitir seguir generando empleo neto".

Asimismo, el consejero explicó que el dinamismo de la actividad económica durante 2007 "ha permitido el incremento de un 2,6 por ciento del empleo en la Comunidad foral, y según datos de afiliación a la Seguridad Social, "el número de trabajadores creció en 9.935 el años pasado".

El crecimiento del 3,8 por ciento del PIB en Navarra en 2007 es el mismo que el anotado para España, y es 1,1 puntos superior al registrado en la zona euros (2,7 por ciento) y 9 décimas mayor que el incremento experimentado por la UE-27 (2,9 por ciento).

El crecimiento de la economía foral en 2007 se ha apoyado, desde perspectivas de la oferta, "en la construcción y en los servicios, las dos ramas con perfiles expansivos, además de la agricultura, que compensaron la ligera moderación en la trayectoria de crecimiento de la industria", apuntó.

Con todo, de cara a 2008, Miranda afirmó que "habrá que buscar nuevas vías", pero "no se puede decir que es un momento complicado, sino simplemente de menor crecimiento, por lo que habrá que reflexionar más y afrontar los próximos años con optimismo".

POR SECTORES

El valor añadido bruto de la agricultura creció el 0,8 por ciento en el cuarto trimestre, una décima más que en el tercer, presentando en todo el año un 0,7 por ciento de aumento, por el 0,5 de 2006.

Las ramas industriales, por su parte, mostraron a lo largo del pasado ejercicio una trayectoria de progresiva ralentización, moderando hasta el 0,8 por ciento la tasa de aumento del valor añadido bruto del sector en estos últimos meses, desde el 3,2 por ciento de los primeros. La desaceleración se ha extendido particularmente a las ramas de industria agroalimentaria, papel, madera y muebles y material de transporte.

La construcción también ha perdido empuje en este cuarto trimestre de 2007, aunque se mantiene como el sector más dinámico con diferencia sobre los demás. Su valor añadido bruto aumentó el 5,1 por ciento en el periodo señalado, y se situó en el 5,5 por ciento, en el conjunto del año, cuatro décimas más que en 2006.

Las actividades de los servicios mostraron una trayectoria de mayor moderación en este tramo final del año, estimándose que la tasa de crecimiento del valor añadido bruto generado por sus distintas ramas productivas fue del 4,2 por ciento, desde el 4,5 por ciento del tercer trimestre, ante el menor impulso de los servicios de mercado.

DEMANDA

Desde la perspectiva de la demanda, las estimaciones de la Contabilidad Trimestral reflejan que el menor perfil de crecimiento, tanto en términos anuales como trimestrales, se derivó, en su totalidad, de la expansión más moderada de la demanda interna, ya que la contribución negativa de la demanda externa neta se mantuvo estable.

En 2007, la primera aportó 4 puntos de crecimiento agregado y la segunda restó dos décimas, mientras que en 2006 las contribuciones fueron de 4,1 y -0,2 puntos, respectivamente, siendo el comportamiento del cuarto trimestre menos favorable que el de todo el año en el apartado de la demanda interna y similar en el de la demanda externa.

Dentro de la demanda interna, el gasto en consumo final recortó hasta el 3,7 por ciento la tasa de crecimiento de todo el año, tres décimas menos que en 2006, rebajando al 3,3 por ciento el aumento del trimestre más reciente, mientras que la expansión de la formación bruta de capital se intensificó desde el 4,8 por ciento de 2006 hasta el 5 por ciento de 2007, presentado una tasa del 5,6 por ciento a principios del mismo y del 4,4 por ciento en su tramo final.

En el comercio exterior, las exportaciones navarras han crecido un 3,3 por ciento en 2007, mientras que las importaciones han bajado casi medio punto. El resultado es un saldo positivo de 420 millones de euros y una tasa de cobertura del 108 por ciento.

Según la Contabilidad Trimestral de Navarra, el empleo creció un 2,6 por ciento en el conjunto de 2007. La Construcción y los Servicios han aumentado el número de ocupados en el 5,5 por ciento y el 3,3, respectivamente, la Industria sólo aumenta el 0,1 y en la Agricultura disminuye el 0,5 por ciento.

Durante 2007, la media de afiliados a la Seguridad Social ascendió a 279.630 personas, 9.935 más que en 2006. De esta cifra, 3.111 (31,3 por ciento) corresponde a trabajadores extranjeros, cuyo peso global se eleva al 10,7 por ciento en la media anual.

Por último, la inflación en Navarra repuntó en diciembre de 2007 hasta el 4,2 por ciento en tasa interanual, desde el 2,3 de finales de septiembre. En España, la subida ha sido similar, cerrándose el ejercicio en esa tasa del 4,2 por ciento.