28 de mayo de 2020
27 de marzo de 2020

Investigadores de la UPNA trabajan en el posible uso de vacunas convencionales para activar el sistema inmunitario

Su idea es suministrar la vacuna por vía oronasal y que el sistema inmunitario esté preparado ante un posible ataque del virus

Investigadores de la UPNA trabajan en el posible uso de vacunas convencionales para activar el sistema inmunitario
Edificio de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra - UPNA

PAMPLONA, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) están trabajando en el posible uso de vacunas convencionales, principalmente en personal sanitario, para reactivar su sistema inmunitario ante un posible ataque del coronavirus.

Según explica Miguel Ángel Barajas, profesor titular de Bioquímica y Biología Molecular del Departamento de Ciencias de la Salud, "nuestra idea es poder vacunar al personal sanitario para que no se contagie del virus, ya que al activar su respuesta inmunitaria podría responder de manera más adecuada a una posible infección por coronavirus".

Su planteamiento consiste en utilizar una vacuna convencional, preferiblemente vacunas bacterianas, no específica para el coronavirus, que permita activar el sistema inmunológico de las personas de manera preventiva.

Según indica el profesor, "cuando nos ponemos una vacuna propiciamos que nuestro organismo active una serie de células (tales como células presentadoras de antígeno) que reconozcan partes del patógeno y, cuando se encuentren con él, puedan reaccionar para combatirlo".

"En ese proceso, nuestro sistema inmunitario genera un ambiente que es muy propicio para desarrollar una respuesta inmunitaria correcta. Sin embargo, la infección por coronavirus hace que nuestro sistema inmunitario hiperreaccione generando una respuesta exagerada, puesto que el virus posee una velocidad de replicación superior a la velocidad a la que se activa la respuesta inmunitaria contra él", ha detallado.

En ese contexto, estos investigadores creen que "es una cuestión de 'timing', de cuándo y con qué amplitud ocurren los eventos que tienen lugar durante el desarrollo de la respuesta inmunitaria frente al coronavirus".

"Así pues, nuestra idea es: ¿por qué no utilizar ese proceso que ocurre durante el proceso de vacunación convencional para combatir el coronavirus hasta que la vacuna específica para éste sea una realidad?", ha planteado el investigador de la UPNA.

El equipo está liderado por el profesor Miguel Barajas y Alfredo Resano (médico alergólogo de la Clínica San Miguel y profesor asociado del Departamento de Ciencias de la Salud de la UPNA), con quienes colabora el inmunólogo Eduardo Huarte (investigador en USA).

Respecto al calendario de trabajo programado, la idea es poder llevar a cabo un ensayo clínico en el que se prueben la efectividad de estas vacunas lo antes posible, ha informado la Universidad Pública de Navarra en un comunicado.

ADMINISTRACIÓN POR VÍA ORONASAL

Los investigadores plantean la aplicación de vacunas que ya estén en el mercado, con las que se trabaja desde hace muchos años, y que se administren por vía oronasal, ya que ésta es una de las principales vías de entrada del virus.

"De este modo, activaríamos de manera local el sistema inmunitario, en el primer lugar donde el virus va a infectar. Nuestra hipótesis es que las células responsables de estimular el sistema inmunitario ya estarían activadas y sería más fácil atacar al virus en esa primera fase, antes de que se replicara en concentraciones elevadas", ha explicado el profesor.

En ese sentido, si su idea funcionara, el primer grupo que podría ser vacunado con este sistema sería el personal sanitario, que es quién está más expuesto al contagio.

Asimismo, el profesor Barajas ha remarcado que "hay pacientes donde la enfermedad está ya en una situación avanzada y no serían susceptibles de ser tratados porque ya se han enfrentado a este proceso y en muchos casos están sufriendo un proceso denominado tormenta de citoquinas, lo que supone un punto de no retorno en el desarrollo de una respuesta inmunitaria efectiva contra el coronavirus".

Sin embargo, "hay muchos pacientes que son asintomáticos y también personas que no han estado en contacto con el virus o se encuentran en estadios muy tempranos, y este tratamiento podría una solución para frenar la expansión del virus". "En estos pacientes se podría instruir, gracias a las vacunas, como desarrollar una respuesta inmunitaria adecuada", ha remarcado.

Para leer más