6 de agosto de 2020
20 de octubre de 2008

Más de 3.000 autónomos navarros podrán beneficiarse de una nueva figura que protege a los que trabajan para una empresa

La figura de 'El trabajador autónomo económicamente dependiente' se creó en la Ley del Estatuto del Trabajador Autónomo de 2007

PAMPLONA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Más de 150 personas, entre trabajadores y empresarios, acudieron hoy a la I jornada sobre 'El trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE)', celebrada en el Hotel Iruña Park de Pamplona. El objetivo es dar a conocer los derechos de esta nueva figura, de la que se pueden beneficiar entre 3.000 y 3.500 personas en Navarra y unas 300.000 en toda España.

La figura del TRADE, que se creó en la Ley del Estatuto del Trabajador Autónomo que entró en vigor en octubre de 2007, responde a la persona que tiene una relación mercantil con una empresa de referencia, pero de la que depende en términos económicos en más de un 75 por ciento del total de sus ingresos y que suponen en torno al 10 por ciento del total de autónomos, según la Encuesta de Población Activa.

Según explicó esta mañana en rueda de prensa Sebastián Reyna, secretario general de UPTA España, estos trabajadores tienen "una dependencia real de esa empresa" y se da, sobre todo, en los sectores del transporte, agentes de seguros, trabajadores de informática, de los medios de comunicación, del arte o de la cultura.

A juicio de Reyna, el estatuto de 2007 "significó un paso importante para dignificar al colectivo y darle un mayor ámbito de protección en sus relaciones contractuales, porque hasta ahora el empresario podía despedir libre y gratuitamente al autónomo sin ninguna consecuencia".

Entre los derechos que ahora se recogen, Reina destacó los relativos a las condiciones de trabajo en relación con los mínimos de descanso, de vacaciones o en la seguridad en el cobro de las cantidades pendientes. Sin embargo, a su juicio, lo más significativo es que a partir de ahora "este conjunto de derechos puede ser resueltos en caso de litigio a través de la jurisdicción de lo social, lo que permite gratuidad, agilidad y sobre todo, especialidad".

De esta forma, añadió, "cientos de miles de autónomos que antes no tenían posibilidad de reclamar una cantidad pendiente de pago o que tenían que esperar dos años para solucionar el despido, hoy lo pueden hacer de una forma mucho más directa".

Sin embargo, el "mayor escollo" con el que ahora se encuentran es la falta de información y desconocimiento general de esta figura, ya que es necesario inscribirse en Servicio Público de Empleo y formalizar la relación con la empresa para disfrutar de estos derechos.

Además, el fomento de la información quiere impedir que desde determinadas empresas "se pueda hacer un mal uso de esta figura, intentando sustituir relaciones laborales ordinarias", porque, según Reyna, "se marcan perfectamente las diferencias".

Sobre la actual situación de crisis económica, Reyna explicó que puede condicionar de forma negativa "porque ahora muchos de estos trabajadores puedan tener dificultades para mantener su puesto de trabajo y ahora hay que agilizar aún más la información y asesoramiento para que se inscriban en este nuevo registro".

Este paso deberán darlo en los tres meses siguientes a la aprobación por parte del Gobierno del decreto, que previsiblemente será ante de fin de año. Será entonces cuando todos estos trabajadores de todos los sectores "deberán formalizar ante las empresas su relación para que sea considerada como de autónomo dependiente".

"SECTOR MÁS VULNERABLE"

Por su parte, la presidenta de UPTA Navarra, Ainhoa Unzu, expuso los últimos datos sobre autónomos en Navarra, que ascienden a 50.000 desde la incorporación reciente de los agrarios. Los sectores más numerosos son los de Servicios y Construcción.

Sin embargo, Unzu recalcó que el nivel de autónomos en Navarra "está disminuyendo mensualmente en torno a un 2 ó 3 por ciento cuando durante los últimos años aumentaban en esa misma cifra".

Además, destacó que el 40 ó 50 por ciento de las bajas en la Seguridad Social corresponden a trabajadores autónomos, a su juicio, "una auténtica exageración que convierte a esta colectivo en el más vulnerable ante la crisis".