28 de febrero de 2021
19 de enero de 2021

Pamplona habilitará en Landaben un punto de entrega permanente de alimentos para personas y familias vulnerables

PAMPLONA, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Pamplona ha asumido un compromiso con la Fundación Banco de Alimentos para habilitar en Landaben un punto permanente de entrega extraordinaria de alimentos a personas y familias en situación de vulnerabilidad. Se pondrá en marcha en el mes de febrero en las naves municipales del polígono industrial de Landaben y sustituirá al local del Oscus, en el Casco Antiguo, donde se realizaba una labor similar desde el pasado mes de octubre.

Ese nuevo punto de entrega estará gestionado por un tajo de actividad, de nueva creación, del programa de Empleo Social Protegido del Ayuntamiento de Pamplona. Para la atención del servicio se contratará a tres personas en riesgo de exclusión social o perceptoras de renta garantizada desde hace más de dos años, además de a una persona encargada.

Se trata así de promover un 'círculo de inclusión', en el que personas en riesgo de exclusión trabajen en un servicio en el que se ayuda a personas en su misma situación, según ha explicado el Ayuntamiento en una nota. Hasta ahora, la labor de reparto de alimentos en el Oscus la llevaba a cabo personal voluntario de ASVONA en colaboración con el Banco de Alimentos.

Tras el decreto del estado de alarma en marzo, el Ayuntamiento de Pamplona, a través de las áreas de Servicios Sociales y Acción Comunitaria evaluó la situación de diferentes recursos sociales y asistenciales. La labor de reparto del Banco de Alimentos se encontraba en una situación complicada ya que muchas entidades habituales en la colaboración habían cerrado o no contaban con personas voluntarias suficientes debido a las restricciones de movilidad. A ello se unió un incremento en las demandas que llegaban a las Unidades de Barrio solicitando alimentos.

Tras este diagnóstico, el Ayuntamiento estableció una colaboración con el Banco de Alimentos de Navarra y se creó de forma conjunta la Entidad de Reparto de Emergencia. Empezó a funcionar el 10 de abril y se configuró como un recurso excepcional dentro de la emergencia. Se pusieron en marcha cuatro puntos de reparto en los centros comunitarios de Rochapea, Ermitagaña, Milagrosa y San Jorge y se solicitó a las redes de cuidados de los barrios poder contar con personas voluntarias los días de reparto, un apoyo fundamental para poder sacar adelante la iniciativa.

El Banco de Alimentos preparaba los lotes y facilitaba su transporte a los puntos de reparto a través de DYA, Cruz Roja o Bomberos y generaba también los listados de personas beneficiarias, a la vez que se iba ajustando junto a los servicios sociales municipales el protocolo de derivación. Este modus operandi funcionó semanalmente de abril a junio y pasó a ser mensual en los meses siguientes. En total, se atendió en los meses de mayo y junio a más de 2.548 y 1.857 personas respectivamente, incluidos en cada cifra más de 80 menores de dos años. En los meses de julio, agosto y septiembre y en el mes de abril, las cifras rondaron las mil personas atendidas en estos repartos.

En paralelo, el Ayuntamiento apostó por dar continuidad a este proyecto de Entidad de Reparto de Emergencia con la puesta en marcha de una Unidad de Atención Familiar en formato supermercado, que además pudiera ser un recurso provechoso para las Unidades de Barrio de cara al trabajo de intervención directa con las personas usuarias del Banco de Alimentos.

Para dar forma a este nuevo proyecto, en septiembre se sumó ASVONA como entidad social con la que el Ayuntamiento colabora en ese nuevo punto de reparto, ubicado en el antiguo comedor social Oscus de la Navarrería. ASVONA coordina desde entonces el reparto y pone a disposición del servicio a un grupo de personas voluntarias para llevar a cabo las labores necesarias.

Desde octubre se han estado haciendo dos repartos mensuales que cubren toda la ciudad, uno para la zona de Milagrosa y Ermitagaña y otro para las zonas de Rochapea y San Jorge, desde el local del Oscus. Esos alimentos llegaron en octubre a 940 personas, en noviembre a 883 y en diciembre a 819, entre ellas, cada mes, más de una treintena de niños y niñas menores de 2 años.

Para leer más