28 de noviembre de 2020
1 de septiembre de 2007

La Policía Foral controlará de forma intensiva el uso del cinturón de seguridad

PAMPLONA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

La División de Tráfico de la Policía Foral ha programado entre los próximos días 3 y 16 de septiembre una campaña intensiva de control del uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil (SRI). Sus atestados revelan que el 25 por ciento de los conductores fallecidos en lo que va de 2007 no utilizaban cinturón, mientras que en los ocupantes muertos la cifra asciende al 60 por ciento.

El objetivo de la campaña es detectar y denunciar estas infracciones que inciden directamente en las consecuencias de la accidentalidad, según adelantó el Gobierno foral en nota de prensa.

Los controles se realizarán en vías de la red principal y secundaria de Navarra, con especial incidencia en tramos de concentración de accidentes tipo (salidas de vía en autopistas y autovías en las que la velocidad es superior a 100 km/h.). Si bien el uso está generalizado en los conductores, todavía se aprecia una utilización irregular entre los ocupantes de las plazas traseras de los vehículos.

Los atestados realizados por la Policía Foral indican que al menos en siete fallecimientos en accidentes los implicados, tanto conductores como usuarios, no utilizaban el cinturón. Los sucesos ocurrieron en Corella (enero), Larraga (abril), Pitillas (abril), Lekunberri (junio, 2 fallecidos), Buñuel (julio) y Tudela (agosto). En todos los casos los vehículos se salieron de la vía y sus ocupantes fallecidos se encontraron fuera de los habitáculos.

Por todo ello se insiste en la necesidad de concienciación respecto a la utilización de elementos de seguridad pasiva, ya que en caso de accidente, como en la clásica salida de calzada, se ha comprobado que los ocupantes del vehículo salen despedidos del habitáculo, con lo que las consecuencias suelen ser fatales.

En lo que va de año, la Policía Foral ha denunciado a 1.043 conductores o usuarios por no llevar abrochado el cinturón, mientras que se han detectado 360 infracciones relativas a los SRI (sistemas de retención infantil). Hay que recordar que la no utilización implica la comisión de una falta grave sancionada con 150 euros y la retirada de 3 puntos del carné de conducir.